PUBLICIDAD

Cuándo acudir al oftalmólogo
Varias patologías oculares se asocian con el envejecimiento, por lo que los adultos mayores deben revisarse la vista periódicamente. Conoce los síntomas que alertan de un problema y cómo cuidar la salud de tus ojos.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Problemas oculares más frecuentes en los adultos mayores

Los ojos son la ventana al mundo exterior, una fuente importante de información que nos ayuda a conocer lo que nos rodea y que es fundamental cuidar cada día, especialmente a medida que se van cumpliendo años. La mejor manera de hacerlo es protegerlos de daños como la exposición a la radiación solar o a contaminantes, y conocer las señales que indican que debemos acudir al oftalmólogo.

Lo primero que hay que tener claro es que solo el oftalmólogo está capacitado para diagnosticar y tratar las enfermedades o problemas en los ojos. Hacemos hincapié en ello porque muchas personas ante algún cuerpo extraño, dolor, o pérdida de visión, acuden a los ópticos-optometristas, que son especialistas en visión que pueden detectar la presencia de miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismos…, y adaptar las lentes de contacto o gafas, pero que ante cualquier tipo de patología deben remitir al oftalmólogo.

Con el paso de los años pueden aparecer algunos problemas oculares que tienen un carácter degenerativo y que, si no se tratan a tiempo, pueden provocar la pérdida de visión parcial, o total en los peores casos. Algunas de las patologías oculares asociadas a la edad son:

  • Degeneración macular

    Degeneración macular

    Es un problema que suele aparecer a partir de los 70 años y que se caracteriza por causar una visión borrosa, y se debe a factores de riesgo como la diabetes en mayores o la hipertensión.

  • Glaucoma

    Glaucoma

    Las visitas al oftalmólogo son la única manera de detectar este trastorno ocular grave provocado por una presión intraocular elevada, que puede causar ceguera, y además sin presentar síntomas. Hablamos de la segunda causa de invidencia en el mundo, después de la diabetes.

  • Ojo seco

    Ojo seco

    La escasez de lágrimas puede ser normal de manera ocasional, pero si se convierte en algo habitual puede que esta sequedad irrite la superficie ocular y dañe la córnea y la conjuntiva.

  • Cataratas

    Cataratas

    El cristalino es transparente, pero a partir de los 60 años puede comenzar a oscurecerse formando cataratas que reducen la capacidad visual. La mayoría de los casos acaban tratándose con cirugía.

  • Presbicia

    Presbicia

    También es conocida como vista cansada y se estima que prácticamente todos los mayores de 50 años la padecen, pues aparece por el envejecimiento del cristalino y del músculo ciliar, las dos estructuras que ayudan a enfocar de cerca. Se puede tratar con lentes adecuadas o con cirugía.

Actualizado: 24 de Junio de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD