Descubren una nueva enfermedad inflamatoria: el síndrome CRIA

Identifican una nueva enfermedad autoinflamatoria humana, el síndrome CRIA, que se caracteriza por fiebre elevada de carácter episódico y ganglios linfáticos inflamados y dolorosos, e identifican su causa genética.
Escrito por: Eva Salabert

17/12/2019

Descubren una enfermedad inflamatoria: el síndrome CRIA

Un equipo internacional formado por investigadores de Australia y Estados Unidos ha descubierto una nueva enfermedad de tipo autoinflamatorio y ha logrado identificar también su causa genética, ya que han comprobado que el síndrome CRIA (autoinflamatorio inducido por RIPK1 resistente a la escisión), que es como han denominado a esta patología, se asocia a una mutación en esta molécula clave en las vías de muerte celular.

Las enfermedades autoinflamatorias se producen a consecuencia de una actividad anómala del sistema inmune, que hace que el afectado experimente fiebre e inflamación de forma reiterada, que pueden deteriorar sus órganos vitales. En el caso de este síndrome, los científicos han observado que la mutación en RIPK1 genera la muerte celular descontrolada y la inflamación.

El hallazgo de esta nueva enfermedad también sugiere que RIPK1 podría desempeñar un papel relevante en otras patologías, como artritis, psoriasis o colitis

Los resultados del estudio han sido publicado en Nature, y describen los casos de pacientes de tres familias con antecedentes de fiebre elevada de carácter episódico y ganglios linfáticos inflamados y dolorosos, diagnosticados con CRIA, que presentaban otros síntomas inflamatorios que se había iniciado en la infancia y continuaron al llegar a adultos.

Mutaciones genéticas asociadas con el síndrome CRIA

Los científicos secuenciaron el exoma completo –parte del genoma que se encarga de codificar las proteínas del cuerpo– de estos pacientes, y esto les puso sobre la pista de que la enfermedad se relacionaba con la muerte celular, ya que descubrieron mutaciones únicas en el mismo aminoácido exacto de RIPK1 en las tres familias, ha explicado el Dr. Steven Boyden, del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE.UU.

Según este experto, cada una de las tres mutaciones tenía el mismo resultado: bloquear la escisión de RIPK1, y esto constituye una demostración de la importancia que tiene dicha escisión para que se mantenga la función normal de la célula. Los investigadores australianos confirmaron la relación entre las mutaciones RIPK1 y el síndrome CRIA en modelos animales (ratones), en los que se observó que los que presentaban mutaciones en la misma ubicación en RIPK1 que los pacientes humanos con el síndrome, experimentaban una exacerbación similar de la inflamación.

Personalizar el tratamiento de las enfermedades autoinflamatorias

El Dr. Dan Kastner, investigador de los NIH explicó que su equipo había administrado fármacos antiinflamatorios –incluyendo altas dosis de corticosteroides y productos biológicos– a los pacientes con síndrome CRIA, y que aunque algunos mostraron una significativa mejoría con un inhibidor de interleucina-6, otros respondieron peor o sufrieron serios efectos adversos.

Comprender el mecanismo molecular por el que este síndrome provoca inflamación ayudará a averiguar el origen del problema

El especialista, considerado como el 'padre de la enfermedad autoinflamatoria', afirma que comprender el mecanismo molecular por el que este síndrome provoca inflamación ofrece la oportunidad de averiguar el origen del problema, y añade que los inhibidores de RIPK1 –que ya se encuentran en proceso de investigación– pueden proporcionar un enfoque individualizado del tratamiento de estos pacientes. Kastner opina, además, que el hallazgo de esta enfermedad sugiere que RIPK1 podría desempeñar un papel relevante en muchas otras patologías, como artritis, psoriasis o colitis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD