PUBLICIDAD

Una molécula antiinflamatoria, eficaz contra artritis o alzhéimer

Una molécula antiinflamatoria –MCC950– puede ayudar a desarrollar tratamientos que resulten más efectivos en enfermedades asociadas a la inflamación crónica como la artritis, el alzhéimer, la diabetes o el párkinson.
Escrito por: Eva Salabert

14/05/2019

Molécula antiinflmatoria

Las enfermedades que cursan con inflamación crónica, como la artritis reumatoide, el párkinson la diabetes, o el alzhéimer, entre otras, comparten un tipo de proteínas conocido como inflamasoma, pero no se conocía cómo influían determinados compuestos en dichas proteínas, lo que dificultaba el desarrollo de nuevas opciones terapéuticas para combatir estas patologías. Ahora, investigadores españoles han descubierto que una molécula –MCC950– puede reducir el proceso inflamatorio.

Un equipo de científicos del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria Virgen de la Arrixaca, que han colaborado con expertos de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), el Hospital Clinic y el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer de Barcelona, han revelado cómo actúa esta molécula, que se venía estudiando sin resultados desde principios de los años 90, cuando fue creada por Pfizer.

Terapias que mejoren el tratamiento de las patologías inflamatorias

En la investigación que han llevado a cabo –que se ha publicado en Nature Chemical Biology– han empleado una herramienta diseñada por ellos mismos y denominada Blind Docking (BD) que les ha permitido analizar con detalle las principales interacciones entre medicamentos que se encuentran en estudio y las proteínas que provocan la aparición de enfermedades. De esta forma han comprobado que la MCC950 funciona inhibiendo a las proteínas responsables de la inflamación.

La molécula MCC950 funciona inhibiendo a las proteínas responsables de la inflamación

Pablo Pelegrín, que ha dirigido el trabajo, ha destacado la importancia de los hallazgos porque, afirma, es clave comprender cómo funcionan las moléculas o fármacos para poder desarrollar estos y otros compuestos más efectivos y menos agresivos que faciliten el tratamiento de patologías inflamatorias crónicas, desde la artritis a la colitis ulcerosa, así como problemas metabólicos o degenerativos que, como en el caso del alzhéimer o la diabetes, no tienen cura en la actualidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD