PUBLICIDAD

La aspirina podría reducir el riesgo de cánceres del tracto digestivo

Las personas que toman de manera regular aspirina podrían reducir entre un 22% y un 38% el riesgo de desarrollar diferentes tipos de cánceres del tracto digestivo, como cáncer de intestino o de esófago, según un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

18/04/2020

La aspirina podría reducir el riesgo de cánceres digestivos

La aspirina –nombre comercial del ácido acetilsalicílico– ha demostrado en varios estudios que puede ser beneficiosa para reducir el riesgo de preeclampsia, derrames por aneurismas o incluso para mejorar los síntomas depresivos. Ahora una nueva investigación, publicada en la revista Annals of Oncology, ha encontrado que tomar este fármaco de manera habitual también podría reducir el riesgo de algunos cánceres del tracto digestivo.

Los investigadores, que pertenecen al Instituto Mario Negri (Italia), han hecho un análisis de 113 estudios observacionales anteriores relacionados con varios tipos de cánceres del tracto digestivo, según explican, el más grande hasta la fecha. Los resultados mostraron que el riesgo de desarrollar alguno de ellos podría reducirse entre un 22% y un 38% si se tomaba de manera regular aspirina.

Concretamente, encontraron un riesgo 22% más bajo de cáncer de páncreas, 27% menos de probabilidades de cáncer de intestino, 33% menos en el caso de cáncer de esófago, una reducción del 36% del cáncer de estómago, de un 38% en los cánceres hepatobiliares y un 39% menos de riesgo de cardias gástricas. En cuanto a los estudios de cáncer de cabeza y cuello no se encontró una disminución con el consumo de aspirina.

La importancia de la dosis diaria de aspirina

Para obtener estos beneficios, explica la Dra. Cristina Bosetti, una de las autoras de la investigación, habría que tomar al menos una o dos tabletas de aspirina por semana. Pero también se tuvo en cuenta la dosis de cada una de las pastillas, analizando tres tipos de ellas: baja (100 mg), media (325 mg) y alta (500 mg).

Carlo La Vecchia, principal autor del estudio, ha expuesto que observaron que el riesgo de cáncer se reducía con el aumento de la dosis. Así, la toma de entre 75 y 100 mg de aspirina cada día se relacionó con una reducción de un 10% en las probabilidades de desarrollar tumores en comparación con la que no tomaba esta medicación. Una dosis media al día podía bajar un 35% este riesgo y una dosis alta hasta un 50% menos de posibilidades de presentar tumores.

Una dosis de 500 mg de aspirina al día podría reducir hasta un 50% el riesgo de presentar cáncer, aunque se deben realizar más estudios que lo comprueben

Los investigadores advierten de que este último porcentaje de dosis altas fue obtenido con un número pequeño de estudios, por lo que todavía no se pueden sacar conclusiones precipitadas. Además, alertan que, aunque las dosis más altas son las que más han reducido el riesgo, también hay que valorar los posibles riesgos de su ingesta, pues pueden provocar hemorragias estomacales y en otras partes del cuerpo.

El profesor La Vecchia ha hecho hincapié en que los participantes de los estudios que tomaron regularmente aspirina redujeron un 4% el riesgo de cáncer de intestino después de un año, 11% tras tres años, 19% después de cinco años y hasta un 29% pasados 10 años.

Aun así, subraya que “tomar aspirina para la prevención del cáncer de intestino, o cualquier otro tipo de cáncer, solo debe hacerse en consulta con un médico, que puede tener en cuenta el riesgo individual de la persona. Esto incluye factores como el sexo, la edad, antecedentes familiares de un familiar de primer grado con la enfermedad y otros factores de riesgo”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD