PUBLICIDAD

La aspirina y el ibuprofeno podrían mejorar los síntomas depresivos

Algunos medicamentos antiinflamatorios, entre los que se encuentran la aspirina y el ibuprofeno, podría mejorar los síntomas de la depresión mayor e incluso ser más efectivos si se usan como complemento al tratamiento habitual.
Escrito por: Natalia Castejón

30/10/2019

Hombre tomando aspirina e ibuprofeno para mejorar los síntomas depresivos

El ibuprofeno y la aspirina son dos de los medicamentos más comunes en la prescripción médica y en los botiquines, pues ambos pertenecen al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Un reciente estudio ha analizado el poder de estos, y otros fármacos, para mejorar los síntomas de la depresión mayor, y los resultados han sido positivos.

La investigación, publicada en el Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry, analizó 30 ensayos aleatorios cuyo objeto de estudio era la depresión de 1.610 personas en total y lo pusieron en relación con la toma de placebo o si habían tomado o no alguno de los siguientes fármacos: ibuprofeno, aspirina, ácidos grasos omega 3, estatinas esteroides antibióticos (minociclinas), medicamentos que disminuyen la producción de químicos inflamatorios (inhibidores de citoquinas), N-acetil cisteína (NAC) y modafinilo, usado para tratar los trastornos del sueño.

Los antiinflamatorios no esteroideos, las estatinas, los omega 3 y las minociclinas fueron los que más eficientes frente a la depresión mayor

Los resultados indicaron que los antiinflamatorios fueron un 52% más efectivos a la hora de reducir los síntomas de la depresión en general, y un 79% más comparados con el placebo. En concreto, los AINE –como el ibuprofeno o la aspirina– las estatinas, los ácidos grasos omega 3 y las minociclinas fueron los fármacos que más efectividad demostraron frente a este trastorno y sus frutos fueron todavía mejores cuando se unió a otros tratamientos antidepresivos habituales.

Antiinflamatorios, una opción efectiva y segura para la depresión

Según exponen en la investigación, diversos estudios anteriores ya habían puesto en relación la depresión con la inflamación, entre ellos uno realizado por la Universidad Autónoma de Madrid y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), pero hasta ahora los ensayos con agentes antiinflamatorios no habían sido concluyentes. Hay que recordar que cerca de un tercio de los pacientes diagnosticados no responden bien a la medicación, a lo que se suma los efectos secundarios de los fármacos que, como cuenta el estudio, suelen ser muy comunes.

No obstante, en este trabajo llevado a cabo por miembros de la Huazhong University of Science and Technology (China) encontró que no había efectos secundarios importantes a corto y medio plazo, tan solo reportaron algunas molestias intestinales en los que tomaron NAC y estatinas. A pesar de que parecen seguros, los investigadores han alertado de que los ensayos solo se realizaron entre 4 y 12 semanas, por lo que todavía se desconoce los efectos secundarios a largo plazo y se debe seguir investigando más mediante ensayos clínicos aleatorios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD