PUBLICIDAD

Descubren una terapia para tratar el daño hepático por paracetamol

Abusar del paracetamol puede llegar a causar problemas hepáticos. Existe un fármaco que resulta eficaz las siguientes ocho horas de la toma, sin embargo, un nuevo tratamiento lo consigue incluso después de ese tiempo.

22/12/2017

Descubren una terapia para tratar el daño hepático por paracetamol

Cuatro gramos de paracetamol en una semana puede provocar un daño hepático.

Tomar cuatro gramos diarios de acetaminofén (paracetamol) durante una semana puede provocar un fallo hepático fulminante que puede terminar con la necesidad de realizar un trasplante de hígado. Hasta ahora, en estos casos se ha utilizado una terapia estándar con N-acetilcisteína (NAC) que solo resulta eficaz si es administrado en las ocho horas siguientes a la ingestión del fármaco.

Sin embargo, científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD), junto con miembros de la Universidad de Medicina de Vermont, en Estados Unidos, han dado a conocer, en la revista Nature Communications, que la proteína MCJ podría ser una diana terapéutica para los pacientes con este problema hepático causado por el consumo de paracetamol en dosis altas.

Según explican, la proteína MCJ se encuentra en las mitocondrias, especialmente en las que tienen altos niveles metabólicos como el hígado. El paracetamol hace que estos niveles aumenten, lo que inhibe su trabajo, haciendo que no se produzca ATP, una molécula que le dota de energía. Modificando los niveles de esta proteína gracias a la terapia génica se crea una mitocondria resistente al paracetamol, de esta manera se evita la muerte del hepatocito y se fomenta la regeneración de este órgano.

 

El 29% de los pacientes con insuficiencia hepática causada por el paracetamol tienen que ser trasplantados del hígado

Se abusa del paracetamol en todo el mundo

El uso del paracetamol, un antifebril y analgésico, está muy generalizado –es el segundo medicamento más consumido en España–, y en muchas ocasiones se toma sin el debido control. Según esta investigación, solo en EE.UU. más de 60 millones de personas ingieren este fármaco cada semana, lo que provoca que unos 30.000 pacientes sean atendidos en unidades de cuidados intensivos por daños en el hígado inducidos por una ingesta excesiva. Estiman que el 29% de las personas con insuficiencia hepática provocada por el medicamento tienen que ser sometidas a un trasplante de hígado.

Pero todo esto podría cambiar con el nuevo hallazgo, pues al ser eficaz incluso después de las ocho horas del consumo abusivo del paracetamol, podría reducir los casos en los que se tiene que trasplantar el órgano. De momento las pruebas se han realizado en ratones de laboratorio y han sido satisfactorias, y los autores afirman que este descubrimiento podría llegar a extenderse a otras enfermedades hepáticas, como el hígado graso o la cirrosis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD