Convierten cáscaras de la fruta durian en vendajes antibacterianos

Elaboran vendas antibacterianas más baratas que las convencionales mezclando celulosa en polvo de la cáscara del durian (una apestosa fruta común en el sudeste asiático) con glicerol, con lo que logran además limitar su desperdicio alimentario.
Escrito por: Eva Salabert

23/09/2021

Vendas antibacterianas hechas con fruta

El durian es una fruta de olor nauseabundo muy popular en el sudeste asiático, como en Singapur, donde cada año se consumen alrededor de 12 millones de unidades. Pero esta apestosa vianda podría tener a partir de ahora otros usos en el ámbito sanitario, ya que un grupo de científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) de este país han extraído celulosa en polvo de las cáscaras de esta fruta y las han mezclado con glicerol para convertir la mezcla en un hidrogel blando que posteriormente han cortado para obtener tiras de vendas antibacterianas.

Los vendajes de organohidrogel pueden mantener las áreas de la herida más frescas y húmedas que los vendajes convencionales, lo que puede ayudar a acelerar la curación

La parte comestible de los durianos está celosamente guardada en el interior de una enorme cáscara, que constituye más de la mitad de su composición, y que normalmente se arroja a la basura y se incinera. El proceso desarrollado por estos investigadores permite aprovechar estas cáscaras, ya que tras cortarlas y liofilizarlas extrajeron la celulosa en polvo que mezclaron con el glicerol.

“En Singapur consumimos alrededor de 12 millones de durianos al año, así que además de la pulpa, no podemos hacer mucho con la cáscara y las semillas y esto causa contaminación ambiental”, ha explicado el profesor William Chen, director del programa de ciencia y tecnología de los alimentos en NTU. Según este experto, la tecnología también puede convertir otros restos de comida, como la soja y los granos usados, en hidrogel, lo que ayuda a limitar el desperdicio de alimentos del país.

Vendajes que aceleran la curación de las heridas

Estos vendajes de organohidrogel también pueden mantener las áreas de la herida más frescas y húmedas en comparación con los vendajes convencionales, lo que puede ayudar a acelerar la curación. Además, según han afirmado sus creadores, emplear materiales de desecho y levadura para elaborar vendajes antimicrobianos es más rentable que producir vendajes convencionales, ya que sus propiedades antimicrobianas proceden de compuestos metálicos como iones de plata o cobre, que son más caros.

Un mayorista de durian, Tan Eng Chuan, ha afirmado que durante la temporada de durian pasan por sus manos al menos 30 cajas de esta fruta cada día, lo que equivale a unos 1.800 kg de peso. Por ello, señala, la posibilidad de usar las partes del alimento que normalmente se desechan, supone una innovación que haría que disfrutarlo fuera “más sostenible”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD