Descubren cómo diagnosticar la miocarditis con una gota de sangre

Científicos españoles identifican un marcador que solo aparece en el plasma de personas que están sufriendo miocarditis –afección cardíaca que puede ser mortal– y permite diagnosticarla con una gota de sangre y distinguirla de un infarto.
Escrito por: Eva Salabert

27/05/2021

Avance diagnóstico para la miocarditis

La miocarditis es una enfermedad inflamatoria del corazón que se manifiesta con síntomas como dolor torácico, sensación de desfallecimiento y cansancio, que son similares a los de un infarto de miocardio, por lo que se pueden confundir con él. Para confirmar que se trata de una miocarditis es necesario someter al paciente a pruebas invasivas como una biopsia del miocardio (el tejido muscular del corazón) –que conlleva riesgos y por ello solo se realiza en los casos más graves–, o a través de una resonancia magnética.

El diagnóstico de esta afección, sin embargo, podría simplificarse mucho gracias al descubrimiento de científicos españoles del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), que han identificado un biomarcador específico de la miocarditis presente en la sangre, lo que, de poder validarse y plasmarse en el desarrollo de un test rápido– permitirá detectar esta patología y diferenciarla de otras enfermedades del corazón como el infarto.

“El diagnóstico (de la miocarditis) puede hacerse con solo una gota de sangre, por lo que podría realizarlo cualquier sanitario, en una ambulancia, en un centro de salud…”

La nueva técnica, según ha explicado Pilar Martín, doctora en Inmunología, investigadora del CNIC, que ha liderado el proyecto, “permite detectar la enfermedad de una forma precisa, más rápida y más sencilla. El diagnóstico puede hacerse con solo una gota de sangre, por lo que podría realizarlo cualquier sanitario, en una ambulancia, en un centro de salud, etcétera”. Los resultados de este revelador estudio se han publicado en la revista científica The New England Journal of Medicine.

Miocarditis e infarto tienen síntomas similares

Los síntomas del infarto de miocardio son muy parecidos a los de una miocarditis, pero estas patologías requieren tratamientos muy distintos. “La miocarditis se trata con corticoides. Es un tratamiento antiinflamatorio”, explica la investigadora. En el caso de un infarto de miocardio hay que hacer un cateterismo y una angiografía para comprobar si las arterias están obstruidas, y son técnicas invasivas que pueden resultar perjudiciales en los pacientes que no tienen un infarto. La prueba necesaria para hacer un diagnóstico diferencial de la miocarditis no está disponible en muchos hospitales españoles, pero gracias a este proyecto –que se ha financiado con una Beca Leonardo de la Fundación BBVA– un análisis de sangre será suficiente.

“Las miocarditis pueden estar causadas por virus, bacterias, trastornos autoinmunes o fármacos, como algunos inmunoterápicos”

Después de llevar a cabo estudios previos en ratones y los investigadores consiguieron identificar un microRNA –denominado hsa-miR-Chr8:96– que solo se encuentra en el plasma de las personas que están sufriendo una miocarditis. Este microRNA es sintetizado por un grupo de células T –los linfocitos Th17– que se activan únicamente frente a proteínas como la alpha-miosina cardiaca y desempeñan un papel clave en el desarrollo de la miocarditis, como también han demostrado estos científicos.

Cómo diagnosticar la miocarditis con una gota de sangre
Esquema de biomarcadores para detectar una miocarditis

“Las miocarditis pueden estar causadas por virus, bacterias, trastornos autoinmunes o fármacos, como algunos inmunoterápicos”, explica Martín. Pero se trata de un biomarcador tan específico que en el estudio se ha comprobado que solo aparece en caso de miocarditis, independientemente de su origen, y que puede detectarse en la sangre.

Los investigadores consiguieron identificar un microRNA que solo se encuentra en el plasma de las personas que están sufriendo una miocarditis

Los investigadores hicieron pruebas con cinco cohortes independientes de seis países y 12 hospitales “para descartar falsos positivos”, dice Marín. También estudiaron a pacientes con otras enfermedades cardíacas que se podrían confundir con miocarditis, además del infarto, como la angina inestable o el espasmo coronario y comprobaron que en esos casos el biomarcador no estaba en las muestras.

Pilar Martín
Pilar Martín, investigadora del CNIC

Por último validaron el test con un grupo de pacientes del Hospital de Padua (Italia), en el que realizan de forma sistemática biopsias de miocardio, que es la técnica que se considera idónea para confirmar el diagnóstico. El equipo de investigadores continúa trabajando para desarrollar un test diagnóstico con el biomarcador detectado mientras analizan también su potencial para predecir el riesgo que tienen ciertos pacientes (por ejemplo los que están en tratamiento inmunoterápico por cáncer) de desarrollar miocarditis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD