La melatonina previene el daño renal causado por obesidad con diabetes

Administrar melatonina podría prevenir el daño renal y frenar la progresión hacia insuficiencia renal causada por la diabesidad (obesidad y diabetes II), por lo que podría ayudar a evitar sus complicaciones, según un estudio en ratones.
Escrito por: Eva Salabert

26/05/2021

Melatonina evita riesgos de la diabesidad

Padecer obesidad y diabetes tipo 2, lo que se conoce como diabesidad, puede tener graves consecuencias para la salud y, entre otros problemas, provocar un progresivo deterioro de los riñones que puede conducir a insuficiencia renal. Ahora, dos nuevos estudios realizados con ratones han demostrado que el consumo de melatonina tiene un efecto protector frente al daño renal causado por la diabesidad.

Los trabajos, que se han publicado en las revistas científicas Journal of Clinical Medicine y Pharmaceuticals, han sido realizados por investigadores de la Universidad de Granada (UGR), el Hospital Universitario La Paz (Madrid) y la Universidad de Texas (EE.UU.), que desarrollaron un modelo animal para las pruebas: ratones obesos y diabéticos.

“El daño renal está causado por las complicaciones metabólicas de la obesidad, tales como la diabetes, hipertensión, alteraciones de lípidos en sangre o la enfermedad del hígado graso”

Los resultados muestran que la administración continuada de melatonina a dosis de 10 mg/kg peso corporal previene la alteración mitocondrial y del retículo endoplasmático, que desempeñan un papel clave en la aparición y progresión del daño en las células renales (nefronas) y su avance hacia la insuficiencia renal.

La melatonina ayuda a mejorar la función de los riñones

Los científicos comprobaron que la melatonina previene que se alteren la función y la dinámica de las mitocondrias celulares, reduciendo el incremento de la producción de radicales libres de oxígeno –que causan estrés oxidativo–, así como la alteración de la función del retículo endoplasmático (otro orgánulo citoplasmático celular), que en una situación en la que el estrés oxidativo se encuentra por encima de lo normal se asocia con un aumento de la muerte celular programada (la nefrona), que conlleva la pérdida de la funcionalidad renal, una condición previa a la aparición de insuficiencia renal y a la necesidad de hemodiálisis o de trasplante.

Ahmad Agil, investigador del departamento de Farmacología de la UGR y autor principal de este estudio, ha explicado que “el daño renal está causado por las complicaciones metabólicas de la obesidad, tales como la diabetes, hipertensión, alteraciones de lípidos en sangre o la enfermedad del hígado graso. Dado que la prevalencia de estas patologías (en su conjunto reconocidas como síndrome metabólico) no dejan de aumentar, el daño renal y su progresión en el tiempo a insuficiencia renal, se ha convertido en un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo, con un gran coste socioeconómico, al requerir instalaciones de hemodiálisis o servicios de trasplante renal, con los correspondientes estudios de compatibilidad necesarios”.

La administración continuada de melatonina previene la alteración mitocondrial y del retículo endoplasmático, que son clave en el daño en las células renales y su avance hacia la insuficiencia renal

Los hallazgos no solo son importantes porque demuestran la efectividad de la melatonina para contrarrestar los factores de riesgo de daño renal mencionados, sino porque sugieren la posibilidad de utilizar esta sustancia como una terapia preventiva, ya que se trata de un producto conocido y cuya seguridad está contrastada en la Unión Europea, que debe ser prescrito por un médico y ya se emplea en el tratamiento del insomnio.

Los resultados también mostraron una mejora de la tasa de filtración glomerular y del daño renal de la nefrona, ya que se observó una reducción en los niveles de aclaramiento de creatinina, de proteinuria, y en la mejora de la estructura renal. Por ello, los investigadores consideran que se deben realizar ensayos clínicos para confirmar estos resultados y comprobar su eficacia para retrasar o detener el daño renal progresivo y en la reparación y la regeneración del riñón en los humanos.

“Nuestro principal reto es la aplicación de la melatonina y de otras estrategias como el ayuno intermitente en el campo de la medicina, especialmente para abordar la posibilidad de una perspectiva de tratamiento de las mencionadas patologías (la diabesidad y sus complicaciones) que implican un aumento del estrés oxidativo, y del daño mitocondrial y de la meta-inflamación asociada (inflamación de  origen metabólico)”, concluye Agil.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD