PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Azul de metileno, un rápido remedio contra los parásitos de la malaria

Añadir tinte azul de metileno al tratamiento de la malaria puede eliminar rápidamente a los parásitos que causan la enfermedad, reduciendo el tiempo en que los pacientes pueden transmitir la infección a solo 48 horas.
Escrito por: Eva Salabert

14/02/2018

Tinte azul de metileno

Como efecto secundario del azul de metileno se observó que la orina adquiría un color azul brillante.

Un estudio realizado por investigadores del centro médico de la Universidad de Radboud, en Países Bajos, ha descubierto cómo eliminar a los parásitos de la malaria de forma mucho más rápida que hasta ahora y reduciendo de esta forma el riesgo de que la infección se propague, añadiendo cloruro de metiltionina (compuesto químico del tinte azul de metileno) al tratamiento antipalúdico tradicional.

Los medicamentos disponibles en la actualidad para combatir la malaria, que se basan en la artemisinina, tardan mucho en eliminar los parásitos responsables de la enfermedad, cuyas células sexuales continúan presentes en la sangre del paciente durante semanas tras el tratamiento, por lo que si un mosquito pica al enfermo se infecta de nuevo y puede seguir propagando la enfermedad.

El azul de metileno también podría resultar eficaz contra especies resistentes a algunos medicamentos

Tras observar los buenos resultados obtenidos en ensayos realizados en el laboratorio, los autores del nuevo trabajo decidieron agregar azul de metileno –un tinte que se emplea en el laboratorio para diferenciar las células muertas de las que están vivas– al tratamiento combinado basado en artemisinina, y comprobaron que los pacientes de malaria perdieron la capacidad para transmitir la enfermedad en solo 48 horas.

Orina color azul brillante

Por el contrario, los pacientes a los que no se les había administrado la medicación con el tinte incorporado conservaron su capacidad infectiva, a través de la picadura del mosquito vector, durante una semana como mínimo. Según ha explicado el coordinador del trabajo, Teun Bousema, existen indicios de que el azul de metileno también funciona en especies resistentes a algunos medicamentos, y además es seguro, ya que los pacientes que habían recibido el colorante lo toleraron bien, y como efecto secundario solo se observó que la orina adquiría un color azul brillante.

En la última década, las campañas de prevención contra la malaria, que incluyen el empleo de mosquiteras e insecticidas para acabar con los mosquitos vectores, y la administración de terapias combinadas con artemisinina, han logrado reducir casi un 50% los fallecimientos que provoca esta enfermedad, que todavía es endémica en muchos países, la mayoría de ellos situados en África, donde se produce el 90% de todas las muertes asociadas a la infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD