El coronavirus es de origen animal y surgió en Wuhan, según la OMS

La OMS concluye que el coronavirus tuvo su origen en un animal, probablemente un murciélago, en Wuhan, pero no ha determinado la forma en la que saltó a los humanos y se introdujo en el mercado, aunque ve "improbable" que se creara en un laboratorio.
Escrito por: Eva Salabert

09/02/2021

Origen del coronavirus según la OMS

El equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha viajado a China para determinar cuál fue el origen de la pandemia por coronavirus ha llegado a la conclusión de que es de origen animal y que se inició en Wuhan en diciembre de 2019. Estos expertos creen que la infección comenzó en los murciélagos y podría haberse transmitido a los seres humanos a través de otro mamífero, una especie huésped intermediaria, además aseguran que es “extremadamente improbable” que el SARS-CoV-2 se hubiera creado en un laboratorio.

Entre los mamíferos que se barajan como posibles transmisores del virus a las personas están los conejos, los hurones y las ratas de bambú, según Marion Koopmans, uno de los miembros del equipo, que ha señalado que podrían constituir un "punto de partida" para futuras investigaciones.

Muchos de los primeros casos notificados se asociaron al mercado Huanan lo que indica que fue uno de los focos de la transmisión, pero la transmisión también se produjo en otros lugares de Wuhan al unísono

Estos científicos llegaron a Wuhan –la ciudad china considerada como el epicentro de la pandemia– el pasado 14 de enero, y permanecieron dos semanas en cuarentena antes de visitar zonas como el mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde se produjeron las primeras infecciones detectadas, o el Instituto de Virología de Wuhan, en el que se llevan a cabo estudios con varios tipos de coronavirus, incluidas cepas de coronavirus de murciélago parecidas a la que provoca el COVID-19.

Hipótesis sobre la forma en la que el coronavirus saltó a los humanos

Los expertos de la OMS han informado sobre sus conclusiones en una rueda de prensa y han admitido que no ha sido posible determinar cómo se introdujo el SARS-CoV-2 en el mercado de Huanan, pero afirman que el patógeno ya circulaba por otras zonas de la ciudad a finales de 2019. Liang Wannian, jefe de equipo de la parte china de la investigación, ha explicado que muchos de los primeros casos notificados se asociaron al mercado de mariscos de Huanan, que seguramente actuó como foco de transmisión del virus, pero la transmisión también se produjo en otros lugares de Wuhan al unísono, por tanto, "con la información actual no es posible determinar cómo se introdujo el  SARS-CoV-2 en el mercado de Huanan”, concluyó.

La tercera teoría sobre la forma en la que el coronavirus saltó a los humanos es la posibilidad de que los productos congelados sirvan como medio de transmisión del virus a la población humana

Peter Ben Embarek, especialista en Seguridad Alimentaria y Enfermedades Animales de la OMS y presidente del equipo de investigación en Wuhan, ha declarado que "se extendió entre la gente que estaba, vivía, trabajaba y visitaba el mercado de Huanan durante todo el mes de diciembre. Todavía se desconoce cómo se introdujo y se propagó dentro del mercado. Tenemos secuencias genéticas de algunos de estos casos... Todo esto nos dice que hubo una propagación entre las personas en el mercado en diciembre y, por lo tanto, probablemente fue un escenario en el que ese tipo de propagación podría ocurrir fácilmente, pero no lo es todo. Sabemos que también hubo propagación entre los individuos que no estaban vinculados a este mercado. Así que el panorama no está claro en ese sentido".

El experto ha explicado que la OMS tiene "cuatro hipótesis" sobre la forma en la que el coronavirus saltó a los humanos. La primera sería el salto directo de un animal a una persona; la segunda, del murciélago y a través de especies animales que actuarían como intermediarios, y que involucrarían a un segundo animal que sea "potencialmente más cercano a los humanos en el que el virus se adapta fácilmente y salta a los humanos". 

La tercera teoría, que también postula el jefe del panel de expertos COVID-19 del Ministerio de Salud chino, Liang Wannian, es la posibilidad de que los productos congelados sirvan como medio de transmisión del virus a la población humana o vías de transmisión relacionadas con la alimentación. Según Liang, hay estudios que muestran que el coronavirus podría "transportarse a larga distancia en productos de la cadena de frío", lo que apoyaría la teoría de que el virus fue importado.

Respecto a esta idea, Embarek ha detallado que siguen “trabajando con la hipótesis de que podría haber sido introducido por una persona infectada y que luego se extendiera a otras personas en el mercado. Pero también podría ser a través de la introducción de un producto. Entre los productos más interesantes estaban los animales salvajes de granja congelados. Se sabe que algunas de estas especies son susceptibles a este tipo de virus".

La fuga del virus de un laboratorio es “extremadamente improbable”

La OMS no seguirá investigando la teoría de que el virus tuvo su origen en un laboratorio porque considera que hay pruebas suficientes del origen zoonótico del coronavirus y que "es extremadamente improbable que explique la introducción del virus en la población humana y, por tanto, no es una hipótesis que implique futuros estudios para apoyar nuestro trabajo de comprensión del origen del virus".

La OMS no seguirá investigando la teoría de que el virus tuvo su origen en un laboratorio porque "es extremadamente improbable que explique la introducción del virus en la población humana"

La intención del organismo es estudiar las poblaciones de murciélagos fuera de China porque tras muestrear las cuevas de murciélagos localizadas en Wuhan y otras zonas con animales no se ha conseguido establecer una relación lo suficientemente sólida. De hecho, Ben Embarek especificó que Wuhan “no es una ciudad o un entorno cercano a estos murciélagos”, por lo que “el salto directo de los murciélagos a la ciudad de Wuhan no es muy probable”. Entre las teorías que manejan está que los felinos podrían ser un potencial reservorio del coronavirus debido a que se ha comprobado que los felinos y los visones son susceptibles al virus.

Wannian, por su parte, señala que los murciélagos y los pangolines serían los probables huéspedes del SARS-CoV-2 antes de su salto a las personas, pero admite que "los virus identificados de estos dos animales hasta ahora no son lo suficientemente similares" como para estar seguros de que hayan actuado como reservorios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD