Los humanos pueden transmitir el coronavirus a gatos, perros y hurones

Gatos, hurones, perros o tigres pueden contraer el coronavirus a través del contacto con los seres humanos, pero no se ha demostrado que se pueda producir la transmisión inversa: de estos animales, u otros, a las personas.
Escrito por: Eva Salabert

07/04/2020

Las personas puedes transmitir el coronavirus a gatos

Los científicos habían detectado el coronavirus en algunos perros que dieron positivo cuando les realizaron las pruebas pertinentes, como un pastor alemán cuyo dueño había sido diagnosticado con CONVID-19, y recientemente se ha descubierto que una tigresa de un zoo de Nueva York también ha dado positivo, lo que se achaca a que ha sido contagiada por su cuidador. Ahora, investigadores de la Universidad de Agricultura de Huazhong, en Wuhan, han identificado anticuerpos del SARS-CoV-2 en gatos domésticos de esta ciudad, origen de la pandemia.

Previamente, un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Veterinaria Harbin, en China, había realizado un estudio en el que consiguieron generar una infección productiva en seis gatos en condiciones experimentales y empleando altas cargas virales. Estos animales generaron anticuerpos, aunque no presentaron síntomas claros, y solo uno de ellos fue infectado por otro gato.

Los cuatro gatos infectados por coronavirus desarrollaron anticuerpos contra este, sin que ninguno llegara a estar enfermo

Para llevar a cabo el experimento se inoculó el coronavirus SARS-CoV-2 en las vías respiratorias de cinco gatos domésticos de ocho meses de edad. Seis días después se practicó la eutanasia a dos de ellos y al analizar sus cadáveres encontraron tanto el ARN del virus, como partículas infecciosas en su tracto respiratorio superior, que no habían llegado a invadir los pulmones. El resto de los animales infectados se introdujeron en jaulas junto a tres felinos sanos, de los cuales tan solo uno se infectó.

Los resultados preliminares del trabajo indican que estos animales pueden transmitirse el virus entre ellos a través de partículas inhaladas en el aire, pero solo uno de los gatos se contagió de esta manera, y los cuatro que tenían el coronavirus desarrollaron anticuerpos contra este, sin que ninguno llegara a estar enfermo.

El sector veterinario consideró que la infección contraída por los felinos no se había producido en las condiciones naturales en las que se infectaría un animal de compañía –lo que era cierto–, por lo que no representaba la realidad. Los resultados de esta investigación se han publicado en bioRxiv, donde los científicos comparten informes que todavía no han sido revisados para su publicación en revistas científicas y que, por lo tanto, no son concluyentes.

Anticuerpos del coronavirus en el 15% de los gatos de Wuhan

Los autores del nuevo trabajo, que al igual que el del Instituto Harbin también ha sido publicado en bioRxiv, obtuvieron muestras de suero de 102 gatos de Wuhan tras producirse el brote de SARS-CoV-2 con el objetivo de detectar la presencia de anticuerpos, y los encontraron en 15 de dichas muestras (14,7%) cuando las analizaron con la técnica ELISA. Analizaron también 39 muestras recogidas antes del brote, que dieron negativo.

Las personas puedes transmitir el coronavirus a los gatos

Realizaron entonces una prueba de seroneutralización a las muestras que dieron positivo, y 11 de ellas presentaron anticuerpos neutralizantes de SARS-CoV-2 con un título que oscilaba entre 1/20 y 1/1080. No detectaron reactividad cruzada serológica entre el SARS-CoV-2 y el virus de peritonitis infecciosa felina tipo I o II (FIPV).

El hecho de que los gatos cuyos propietarios padecían COVID-19 presentaran más anticuerpos podría deberse al estrecho contacto entre los mininos y sus dueños infectados

También analizaron hisopos nasofaríngeos y anales de todos los felinos, realizando pruebas PCR en tiempo real específicas de SARS-CoV-2, sin hallar resultados positivos, lo que atribuyeron a diversos motivos. Opinan, por ejemplo, que la carga de ARN del virus podría ser excesivamente baja como para ser detectada, o que tal vez el animal secreta el coronavirus durante un periodo muy corto de tiempo, ya que tampoco detectaron síntomas del COVID-19 en los gatos, y la infección tampoco estaba en su fase aguda. Otra posibilidad, apuntan, es que haya variantes en las secuencias genómicas de los virus en los gatos y esto produzca un fallo en la amplificación del ARN de las muestras.

Los gatos de pacientes con COVID-19 presentaban más anticuerpos

Los resultados del ensayo revelan que los tres gatos cuyos propietarios padecían COVID-19 eran los que presentaban más anticuerpos (1/360, 1/360 y 1/1080, respectivamente), aunque también se detectaron anticuerpos en los sueros de gatos procedentes de clínicas veterinarias, e incluso de gatos callejeros, aunque los títulos de anticuerpos en estos casos fueran menores, de 1/20 a 1/80; lo que podría indicar, según estos científicos, que la diferencia puede deberse al estrecho contacto entre los mininos y sus dueños infectados.

En el caso de los gatos que vivían en la calle los investigadores reconocen que no acaban de comprender por qué tenían anticuerpos del virus, aunque sugieren que la infección probablemente esté relacionada con haber estado en contacto con el SARS-CoV-2 presente en el ambiente, o también con personas portadoras del patógeno que los alimentaron.

Estos expertos han declarado que su estudio es el primero que identifica la producción de anticuerpos neutralizantes específicos contra el nuevo coronavirus en condiciones naturales y que sus hallazgos demuestran que el SARS-CoV-2 ha infectado a gatos en Wuhan y por lo tanto esto también podría suceder en otras zonas con brotes infecciosos. No obstante, admiten que es necesario continuar investigando la vía de transmisión del virus de los seres humanos a los gatos.

No hay pruebas de que los animales contagien el coronavirus a las personas

Es importante insistir en que la investigación no determina en ningún caso la capacidad de las distintas especies analizadas para contagiar o no a las personas, y que por el momento no existen pruebas de que los animales de compañía u otros transmitan el SARS-CoV-2 a las personas. Por ello desde la Organización Colegial Veterinaria (OCV) han declarado que “por el momento no es necesario añadir nuevas medidas en España a las ya recomendadas con anterioridad en el contacto entre seres humanos y animales domésticos o de producción”, ante la pandemia de COVID-19.

Aunque también señalan que el hecho de que el virus siga mutando y evolucionando no permite que se descarte la posibilidad –poco probable por ahora– de que los animales sean susceptibles de contagiarse en un futuro cercano, o incluso llegar a transmitirlo a las personas, por lo que “habrá que continuar investigando y seguir muy de cerca nuevos informes científicos al respecto”.

Expertos recomiendan que los animales que convivan con personas infectadas permanezcan también en cuarentena en su hogar y se evite que entren en contacto con otros animales o personas

Por ello, la OCV ha establecido un Comité de Seguimiento del COVID-19 que se encargará de analizar detalladamente cómo puede afectar a los animales en su relación con las personas porque al tratarse de una patología emergente nueva y poco conocida todavía se podrían producir cambios tanto en la transmisión de la enfermedad como en su diagnóstico, lo que significa que las recomendaciones actuales se actualizarán en función de las nuevas pruebas científicas que se vayan obteniendo.

El Ministerio de Sanidad español ha elaborado un nuevo informe científico-técnico en el que señala que las personas podrían transmitir el coronavirus a perros, gatos y hurones, pero que no se ha confirmado que la infección se pueda transmitir a la inversa –de los animales de compañía a las personas–.

Hurón doméstico en casa

Además, científicos de otras entidades, como la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign han advertido que "es posible que una persona con COVID-19 estornude o contamine de alguna otra forma a su mascota, y después otra persona pueda tocar a ese animal y contraer la enfermedad", y explican que aunque "los expertos veterinarios creen que el riesgo de transmisión sería bajo" se aconseja que los animales que convivan con personas infectadas permanezcan también en cuarentena en su hogar y se evite que entren en contacto con otros animales o personas.

Los hurones, susceptibles a contraer el virus

Los investigadores del Instituto de Investigación Veterinaria Harbin también comprobaron que los hurones, que en ocasiones se utilizan en experimentos para probar infecciones que afectan a las personas, sí son susceptibles a contraer el coronavirus, aunque en las pruebas realizadas con ellos el virus solo consiguió invadir su sistema respiratorio superior, y nos les produjo ni una enfermedad grave ni la muerte, pero estos científicos creen que como el virus es capaz de replicarse en su tracto respiratorio, esto los puede convertir en un modelo animal ideal para probar nuevos fármacos antivirales o vacunas experimentales contra el COVID-19.

Experimentos con perros, por el contrario, han mostrado que estos animales son muy poco susceptibles a contagiarse con este virus, al igual que sucede con otros animales con los que se ha experimentado como pollos, cerdos y patos. Así, en un estudio en el que cinco cachorros de raza beagle de tres meses de edad fueron expuestos al coronavirus y posteriormente se los aisló en una habitación con otros dos, solo detectaron ARN viral en las heces de dos de ellos, y ninguno de los animales desarrolló la infección en las vías respiratorias.

PUBLICIDAD