Identifican anticuerpos que neutralizan ómicron y otras variantes

Identifican anticuerpos que pueden neutralizar ómicron y otras variantes del SARS-CoV-2 porque se dirigen a zonas de la proteína de pico que no varían, lo que permitiría desarrollar nuevas vacunas y tratamientos eficaces.
Escrito por: Eva Salabert

28/12/2021

Anticuerpos que neutralizan ómicron

El elevado número de infecciones que está provocando la variante ómicron del SARS-CoV-2 ha puesto de manifiesto que la inmunidad generada por las vacunas o por haber sufrido COVID-19 previamente no parece suficiente para evitar un nuevo contagio. Pero ahora un equipo internacional de investigadores ha identificado anticuerpos capaces de neutralizar ómicron y otras variantes del coronavirus porque se dirigen a zonas de la proteína de pico de este virus que se mantienen sin cambios a medida que muta.

PUBLICIDAD

Estos anticuerpos son “ampliamente neutralizantes” y al determinar sus objetivos en la proteína de pico del SARS-CoV-2 se podrían diseñar vacunas y tratamientos con anticuerpos que no solo resultasen eficaces contra la variante ómicron, sino también contra otras nuevas que puedan aparecer a largo plazo, ha afirmado David Veesler, investigador del Instituto Médico Howard Hughes y profesor asociado de bioquímica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos). “Este hallazgo nos dice que al centrarse en los anticuerpos que se dirigen a estos sitios altamente conservados en la proteína de pico hay una manera de superar la evolución continua del virus”, ha declarado.

Escape inmunológico de la variante ómicron

El elevado número de mutaciones (37) que tiene la variante ómicron en la proteína de pico, que es la que usa el virus para introducirse en las células humanas, podría explicar, al menos en parte, por qué se ha propagado con tanta rapidez y puede infectar a las personas que han completado la pauta vacunal y reinfectar a las que ya habían pasado la infección por coronavirus.

Los anticuerpos de individuos previamente infectados y los que habían recibido las vacunas Sputnik V, Sinopharm o Johnson & Johnson, tenían poca o ninguna capacidad para “neutralizar” a ómicron

“Las principales preguntas que estábamos tratando de responder eran: cómo esta constelación de mutaciones en la proteína de pico de la variante omicron afecta su capacidad para unirse a las células y evadir las respuestas de anticuerpos del sistema inmunológico”, señaló Veesler.

PUBLICIDAD

El equipo de científicos barajaba la hipótesis de que ómicron podría haber acumulado esta gran cantidad de mutaciones durante una infección prolongada en una persona con un sistema inmunológico débil, o porque el coronavirus hubiese pasado de los humanos a otra especie animal y viceversa.

Diversos niveles de protección frente a ómicron

Los autores de la investigación, que se ha publicado en Nature, diseñaron un virus que no puede replicarse y se denomina pseudovirus para producir proteínas de pico en su superficie, al igual que los coronavirus, y después crearon pseudovirus que tenían proteínas de pico con las mutaciones ómicron y las que están presentes en las primeras variantes identificadas al comienzo de la pandemia.

Encontraron que la proteína de pico variante de ómicron podía unirse 2,4 veces mejor que la proteína de pico presente en el virus aislado al inicio de la pandemia. “Eso no es un gran aumento”, dice Veesler, “pero en el brote de SARS en 2002-2003, las mutaciones en la proteína de pico que aumentaron la afinidad se asociaron con una mayor transmisibilidad e infectividad”. Descubrieron además que la versión ómicron podía unirse de forma eficiente a los receptores ACE2 de ratón, lo que sugiere que omicron podría ser capaz de hacer “ping-pong” entre los humanos y otros mamíferos.

PUBLICIDAD

Los investigadores hicieron pruebas para comprobar la capacidad para proteger contra la variante ómicron que tenían los anticuerpos aislados de individuos que o bien se habían infectado con otras variantes del coronavirus, o habían sido vacunados, o habían recibido dicha vacuna tras la infección con una variante anterior.

Los anticuerpos de personas que tras superar el COVID-19 recibieron dos dosis de vacuna también presentaron una actividad reducida, pero esta disminución fue menor, lo que demuestra que vacunarse tras la infección es útil

Los resultados mostraron que los anticuerpos de individuos que habían sido previamente infectados y los que habían recibido las vacunas Sputnik V o Sinopharm, así como una sola dosis de Johnson & Johnson, tenían poca o ninguna capacidad para bloquear o “neutralizar” la invasión de las células por parte de la variante ómicron. Los anticuerpos de aquellos a los que se les habían administrado dos dosis de las vacunas Moderna, Pfizer/BioNTech y AstraZeneca mantuvieron cierta actividad neutralizante, aunque disminuyeron de 20 a 40 veces, mucho más que cualquier otra variante.

PUBLICIDAD

Los anticuerpos de personas que tras superar el COVID-19 recibieron dos dosis de vacuna también presentaron una actividad reducida, pero esta disminución fue menor, alrededor de cinco veces, lo que demuestra claramente que vacunarse tras la infección es útil. Además, cuando analizaron los anticuerpos de personas –en este caso pacientes en diálisis renal– que habían recibido una tercera dosis de refuerzo con vacunas de ARNm (Moderna o Pfizer) observaron que la actividad neutralizante solo se había reducido cuatro veces. “Esto muestra que una tercera dosis es realmente útil contra el omicron”, dijo Veesler.

Cuando probaron una muestra mayor de anticuerpos que se habían generado contra versiones anteriores del virus, estos científicos identificaron cuatro clases de anticuerpos que mantenían su capacidad para neutralizar ómicron. Los miembros de cada una de estas clases se dirigen a una de las cuatro áreas específicas de la proteína de pico presente no solo en las variantes del SARS-CoV-2, sino también en un grupo de coronavirus relacionados, llamados sarbecovirus.

PUBLICIDAD

Estas zonas en la proteína, que se denominan “conservadas”, pueden persistir porque desempeñan una función clave que la proteína perdería si mutaran. Según ha explicado Veesler el descubrimiento de que los anticuerpos son capaces de neutralizar gracias al reconocimiento de áreas conservadas en tantas variantes distintas del virus sugiere que desarrollar vacunas y tratamientos con anticuerpos dirigidos a estas regiones podría ser eficaz contra un amplio espectro de variantes que surgen a través de la mutación.

Actualizado: 12 de enero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD