El riesgo de hospitalización es un 40% menor con ómicron que con delta

Un estudio británico estima que los casos de ómicron tienen un 15% menos de probabilidades de asistir al hospital y un 40% menos de probabilidades de ser ingresados durante una noche o más, en comparación con delta.

23/12/2021

Riesgo de hospitalización por ómicron

Si bien la variante ómicron parece haber venido a amargarnos las navidades, al menos parece que aunque nos vaya a hacer quedarnos en casa más de lo que nos gustaría, su capacidad para llevarnos al hospital es menor que la de la variante delta, dominante hasta hace pocos días. Eso al menos parece sugerir un estudio comparativo llevado a cabo en Inglaterra en la primera quincena de diciembre.

PUBLICIDAD

El nuevo informe, realizado por el equipo de respuesta COVID-19 del Imperial College London ha estimado el riesgo de hospitalización para los casos de ómicron en Inglaterra. Para ello, ha incluido todos los casos de SARS-CoV-2 confirmados por PCR en Inglaterra entre el 1 y el 14 de diciembre de 2021, donde la variante que causa la infección podría identificarse a partir de datos genéticos o mediante la falla del objetivo del gen S (SGTF). El conjunto de datos incluyó 56.000 casos de ómicron y 269.000 casos de delta. 

En el estudio, la asistencia hospitalaria se definió como cualquier registro de asistencia a un hospital por un caso confirmado en los 14 días posteriores a su prueba de PCR positiva, hasta el día de asistencia inclusive. Un análisis secundario examinó el subconjunto de asistencias con una duración de estadía de uno o más días. Los investigadores advierten que ha pasado un tiempo insuficiente para que se hayan acumulado suficientes datos para juzgar la gravedad de los resultados más graves, como la admisión en la unidad de cuidados intensivos o la muerte. 

PUBLICIDAD

Riesgo reducido de hospitalización por ómicron

Las estimaciones sugieren que los casos de ómicron tienen, en promedio, un riesgo reducido de 15-20% de cualquier hospitalización y un riesgo reducido de aproximadamente 40-45% de una hospitalización que resulta en una estadía de una o más noches. La reinfección se asocia con una reducción de aproximadamente un 50-60% en el riesgo de hospitalización en comparación con las infecciones primarias.

Sin embargo, después de ajustar las estimaciones para tener en cuenta solo una de cada tres reinfecciones identificadas, la diferencia estimada en el riesgo intrínseco de hospitalización (es decir, definido para infecciones primarias en personas no vacunadas) entre delta y ómicron se reduce (es decir, 0-30% de riesgo reducido de cualquier hospitalización), pero la reducción estimada del riesgo de hospitalización debido a una infección previa aumenta (reducción de alrededor del 55-70%). 

Las personas reinfectadas tienen aproximadamente un 50-60% menos riesgo de hospitalización que aquellos con infecciones primarias

La gravedad moderadamente reducida también está respaldada por la observación de que la duración media de la estancia hospitalaria para los casos de delta y ómicron en el estudio fue de 0,32 (IC del 95%: 0,29-0,34) y 0,22 (IC del 95%: 0,15-0,28) días, respectivamente. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los casos de ómicron en promedio tuvieron menos tiempo de seguimiento en el estudio.

PUBLICIDAD

Los investigadores enfatizan que estas reducciones estimadas en la gravedad deben sopesarse con el mayor riesgo de infección con ómicron, debido a la reducción en la protección proporcionada tanto por la vacunación como por la infección natural. Por ejemplo, a nivel de población, un gran número de infecciones aún podría dar lugar a un gran número de hospitalizaciones. Dicen que las estimaciones proporcionadas en este documento ayudarán a refinar los modelos matemáticos de la demanda potencial de atención médica asociada con el desarrollo de la onda ómicron europea. 

El profesor Neil Ferguson del Imperial College de Londres dijo: “Nuestro análisis muestra evidencia de una reducción moderada en el riesgo de hospitalización asociado con la variante ómicron en comparación con la variante delta. Sin embargo, esto parece compensarse por la menor eficacia de las vacunas contra la infección por la variante ómicron. Dada la alta transmisibilidad del virus ómicron, existe la posibilidad de que los servicios de salud enfrenten una demanda creciente si los casos de ómicron continúan creciendo al ritmo que se ha visto en las últimas semanas”.

PUBLICIDAD

“Dada la alta transmisibilidad del virus ómicron, existe la posibilidad de que los servicios de salud enfrenten una demanda creciente si los casos de ómicron continúan creciendo al ritmo que se ha visto en las últimas semanas”, recuerda el Profesor Neil Ferguson, director del Centro MRC de Imperial para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas e Instituto Jameel.

Los investigadores dicen que a medida que se acumulan más datos, con períodos de seguimiento más prolongados, la evaluación de resultados más graves será factible. Afirman que es muy posible que se puedan estimar mayores reducciones en el riesgo de hospitalización para ómicron frente a delta para la admisión en la UCI y la muerte, dado que se espera que la protección inmune restante contra los resultados más graves de la infección sea mucho mayor que la de las enfermedades más leves.

PUBLICIDAD

La inmunidad previa marca la diferencia

Dado que los diferentes grupos de la población inglesa tienen una inmunidad previa muy variable tanto de la vacunación como de la infección natural, los investigadores también proporcionan estimaciones estratificadas por estado de vacunación, aunque los investigadores advierten sobre la sobreinterpretación de estas tendencias debido a tamaños de muestra limitados.

Las estimaciones sugieren que las personas que han recibido al menos dos dosis de las vacunas AstraZeneca, Pfizer o Moderna han reducido sustancialmente el riesgo de hospitalización en comparación con las infecciones primarias con delta en personas no vacunadas, incluso si la protección contra la infección se ha perdido en gran medida contra la variante ómicron. 

PUBLICIDAD

Los autores dicen que es fundamental situar la gravedad de ómicron en el contexto del riesgo de reinfección en países, como Inglaterra y Sudáfrica, donde una gran proporción de la población ya puede estar infectada.

“Si bien el riesgo reducido de hospitalización con la variante ómicron es tranquilizador, el riesgo de infección sigue siendo extremadamente alto”

Por ejemplo, un total de 9,8 millones de personas habían dado positivo por SARS-CoV-2 en Inglaterra para el 21 de diciembre de 2021, lo que equivale al 17,3% de la población. Dado que los casos notificados pueden capturar solo un tercio del total de infecciones, más de la mitad de la población inglesa puede haber sido infectada antes del inicio de la ola ómicron. Por lo tanto, las tasas de hospitalización en Inglaterra por ómicron se ven fuertemente afectadas por la inmunidad inducida por infecciones. 

La profesora Azra Ghani del Imperial College de Londres dijo: “Si bien el riesgo reducido de hospitalización con la variante ómicron es tranquilizador, el riesgo de infección sigue siendo extremadamente alto. Con la adición de la dosis de refuerzo, las vacunas continúan ofreciendo la mejor protección contra infecciones y hospitalizaciones”.

El trabajo, que aún no ha sido revisado por pares, se presenta en el último informe del Centro Colaborador de la OMS para el Modelado de Enfermedades Infecciosas dentro del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas, Instituto Jameel, Imperial College de Londres.

Actualizado: 12 de enero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD