Identifican un 'interruptor' para quemar o almacenar la grasa corporal

Descubren que una proteína –eIF4E– actúa como un 'interruptor' que controla la quema de grasa corporal o su almacenamiento, y que podría desempeñar un papel clave a la hora de perder peso y prevenir o tratar la obesidad.
Escrito por: Eva Salabert

19/02/2021

Identifican un 'interruptor' para quemar la grasa corporal

La obesidad es un grave problema de salud pública y los científicos intentan comprender mejor cómo funciona a nivel molecular para encontrar nuevas vías de prevención y tratamiento. Una nueva investigación que han dirigido investigadores de la Universidad de California (UCSF) ha identificado una proteína denominada eIF4E que, según sugiere, podría desempeñar un papel clave en el aumento de peso.

En concreto, lo que descubrieron los autores del estudio, que se ha publicado en Nature Metabolism, es que los ratones en los que la actividad de dicha proteína se encontraba reducida –por causas genéticas o farmacológicas– solo ganaban la mitad de peso que otros ratones, incluso en el caso de que todos fueran alimentados con una dieta alta en grasas.

Los ratones modificados con eIF4E disminuían el almacenamiento de lípidos en el hígado, y promovían el metabolismo de las grasas

Davide Ruggero, Presidente de la Cátedra de la Familia Helen Diller en Investigación Básica del Cáncer en la UCSF, ha afirmado que "estos ratones estaban básicamente protegidos del aumento de peso y sus hígados eran más saludables y no estaban llenos de gotitas de grasa".

Inhibir la actividad de una proteína para prevenir la obesidad

La proteína eIF4E interviene en el inicio de la síntesis de proteínas y se considera esencial para la vida, pero el equipo de investigación que dirige Ruggero descubrió en 2015 que los ratones a los que se modificó genéticamente para portar una sola copia del gen de elF4E (y por lo tanto solo la mitad de la proteína que presentan los ratones normales) podían continuar sintetizando proteínas normalmente.

Realizaron entonces experimentos de laboratorio en los que se alimentó con una dieta rica en grasas a ratones normales y a otros modificados con elIF4E durante un periodo de cinco meses. Y de esta forma comprobaron que el peso de los ratones modificados aumentó la mitad que los del grupo no modificado, lo que sugiere que la actividad de esta proteína interviene en el almacenamiento de grasa corporal.

La fosforilación induce a las células a almacenar grasa, mientras que el bloqueo de la fosforilación promueve la quema de grasa para obtener energía

Para continuar la investigación Alma Burlingame, profesora de química farmacéutica de UCSF, empleó espectrometría de masas para perfilar proteínas en ambos tipos de roedores, y los científicos comprobaron que muchas de las proteínas presentes en los ratones modificados con eIF4E disminuían el almacenamiento de lípidos en el hígado, y promovían el metabolismo de las grasas; esto se traduce en que los ratones podían comer más y quemar también más grasa.

Una molécula desarrollada por la empresa biofarmacéutica de Ruggero llamada eFT508 (tomivosertib), y que en la actualidad se prueba como tratamiento para varios tipos de cáncer, es capaz de inhibir la actividad de elF4E, ya que bloquea de forma selectiva la fosforilación de eIF4E, un mecanismo que usan las proteínas para regularse y que funciona como un interruptor de luz para encender o apagar una proteína.

En el caso de eIF4E la fosforilación induce a las células a almacenar grasa, mientras que el bloqueo de la fosforilación promueve la quema de grasa para obtener energía. Los resultados mostraron que los ratones a los que se trató con eFT508 ganaron mucho menos peso que los animales a los que se administró un placebo, a pesar de que en ambos casos fueron alimentados con una dieta rica en grasas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD