PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

La metformina, eficaz para tratar los síntomas de X frágil

La metformina, un fármaco que se emplea para tratar la diabetes, es capaz de mejorar las conexiones cerebrales y las pautas de conducta en ratones con síndrome de X frágil, una enfermedad genética aún sin cura.
La metformina, eficaz para tratar los síntomas de X frágil

La metformina lleva más de 30 años administrándose a personas con diabetes tipo 2.

22 de Mayo de 2017

Un equipo de investigadores de las universidades McGill y Montreal, en Canadá, y Edimburgo, en Escocia, han realizado un estudio que ha revelado que un medicamento que se emplea generalmente en el tratamiento de la diabetes tipo 2, la metformina, resulta eficaz para mejorar algunos de los síntomas del síndrome de X frágil, una enfermedad rara de origen genético, que puede causar retraso mental en distinto grado, así como alteraciones morfológicas, conductuales y del sistema nervioso, entre otros problemas de salud.

En concreto, los resultados de la investigación, que se ha realizado con modelos de ratón con síndrome de X frágil, y se han publicado en Nature Medicine, han demostrado que tras inyectar este fármaco a los roedores durante 10 días, los animales mostraban conexiones cerebrales y patrones de comportamiento normales.

Tras inyectar la metformina a los roedores durante 10 días, los animales mostraban conexiones cerebrales y patrones de comportamiento normales

La metformina, explica Nahum Sonenberg, uno de los investigadores que ha participado en el estudio, supone una esperanza para las personas que padecen este síndrome –para el que actualmente no hay cura– aunque, añade, todavía es necesario determinar cómo funciona exactamente, con qué moléculas interactúa, y cuáles son las funciones celulares a las que afecta.

Los autores del trabajo opinan, además, que la metformina podría emplearse también para mejorar otros trastornos del espectro autista, ya que se trata de un fármaco cuya seguridad y tolerancia por parte de los pacientes están muy contrastadas –lleva más de 30 años administrándose a personas con diabetes tipo 2–, y que también se considera una terapia potencial para otras patologías como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y neurológicas, e incluso el proceso de envejecimiento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD