El 17% de los pacientes COVID-19 presenta un evento trombótico venoso

El 17,3% de los pacientes con COVID-19 padece trombosis venosa profunda o tromboembolia de pulmón, una cifra que aumenta al 27,9% en el caso de los ingresados en la UCI por esta enfermedad, según una revisión de 49 estudios.
Escrito por: Natalia Castejón

01/12/2020

COVID-19: más riesgo de evento trombótico

La infección por SARS-CoV-2 produce en los pacientes una patología respiratoria por lo general grave, pero, además, pueden presentar diversas manifestaciones importantes fuera del tejido pulmonar. Uno de los más predisponentes parecen ser los eventos trombóticos, a tenor de las conclusiones de una revisión sistemática de datos de 18.000 pacientes recogidos en 49 estudios, llevada a cabo por miembros de CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, que ha descubierto que el COVID-19 también podría predisponer a los enfermos a eventos trombóticos, como trombosis venosa profunda o tromboembolia de pulmón.

Los eventos tromboembólicos venosos se producen como consecuencia de la hipoxia o falta de oxígeno en la sangre, por la activación plaquetaria o por una inflamación excesiva, entre otros motivos. Cuando se da alguna de estas situaciones se forma un coágulo que se desprende y alcanza el árbol arterial pulmonar, causando una tromboembolia de pulmón, por ejemplo.

Se encontró más riesgo de hemorragia en pacientes COVID-19, concretamente afecta a un 7,8% de los enfermos, debido al exceso de anticoagulantes

La investigación, que se ha publicado en la revista Chest, ha indicado una incidencia combinada de eventos trombóticos venosos del 17,3% en pacientes hospitalizados por el COVID-19. De los 18.000 pacientes ingresados por la enfermedad, el 12,1% de ellos presentaron trombosis venosas profundas y un 7,8% embolias pulmonares.

Los pacientes COVID-19 tienen más incidencia de hemorragias

Los autores del estudio también encontraron diferencias en función de la gravedad de los enfermos, por ejemplo, la incidencia subió al 27,9% en el caso de los instalados en las UCI, y según las áreas geográficas, siendo superior en Asia, con una tasa del 23,7%, seguida por Europa con un 17,9% y un 9,5% en América del Norte.

Otro de los descubrimientos del estudio fue que los pacientes con coronavirus tenían una incidencia importante de hemorragias, afectando al 7,8% de los participantes. Observaron que gran parte de estos casos se debían al uso elevado de anticoagulantes. “Las tasas tanto de trombosis venosas como de hemorragia son relevantes y merecen atención urgente para evaluar su significado clínico y para diseñar estrategias preventivas y terapéuticas que mejoren la supervivencia de los pacientes hospitalizados por COVID-19”, ha señalado David Jiménez, uno de los autores de la investigación.

Por todo ello, el investigador recalca la importancia de que se sigan haciendo estudios sobre esta cuestión, pues así se podría comprender mejor la utilidad de las terapias antitrombóticas o inmunomoduladoras más potentes para contrarrestar de manera segura el riesgo de eventos trombóticos y la mortalidad asociada a ellos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD