PUBLICIDAD

Tonometría
La tonometría mide los niveles de presión en los ojos, y es una de las pruebas que se realizan para diagnosticar precozmente el glaucoma, una grave enfermedad en la que suele haber hipertensión ocular.
Escrito por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid
Preparación para una tonometría

Foto de Freepik © bearfotos

Si te van a realizar una tonometría estas son las cuestiones que debes tener en cuenta para ir bien preparado e informado a la prueba:

  •  Duración: la tonometría es una prueba muy sencilla y de muy corta duración, en torno a cinco o 10 minutos.
  •  Ingreso: la tonometría se realiza de forma ambulatoria, y por lo tanto, no requiere ingreso hospitalario.
  •  ¿Es necesario ir acompañada?: no es imprescindible que vayas acompañado para esta prueba en sí, salvo que tuvieras síntomas oculares como pérdida de visión acentuada que limitara tu capacidad para desplazarte. Si te realizaran otras exploraciones a la vez que requieran dilatación de la pupila –como la funduscopia o examen de fondo de ojo–, estas podrían incrementar la visión borrosa durante un breve intervalo de tiempo, pero la tonometría no requiere tales medidas.
  •  Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento antes de la prueba. Siempre debes informar de todas las medicaciones que tomes, a fin de conocer si alguna de ellas pudiera afectar a los parámetros que son medidos. Además, en el caso de la tonometría por aplanamiento, debes informar si eres alérgico a algún anestésico tópico, pues se emplean en ella.
  •  Comida: no es necesario ayunar antes de la tonometría.
  •  Ropa: puedes llevar cualquier tipo de ropa, pero si utilizas lentes de contacto te las debes retirar para la realización de la prueba.
  •  Documentos: no tienes que llevar ningún tipo de documento.
  •  Contraindicaciones:  al ser una prueba sencilla y sin riesgos, no existe ninguna contraindicación para su realización a priori, salvo que tu oftalmólogo te indique alguna puntualización al respecto. Sin embargo, es importante que no padezcas otros problemas oculares como una conjuntivitis, úlceras corneales o una queratitis, o al menos informar al oftalmólogo que te la realice, pues estas alteraciones pueden dificultar o falsear las mediciones del tonómetro.

Actualizado: 10 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD