PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Nuevo tratamiento para la artritis psoriásica

Secukinumab es un nuevo tratamiento para la artritis psoriásica, una patología que provoca la inflamación de las articulaciones y de la piel, que ha demostrado su efectividad en la mejoría de los síntomas de esta enfermedad.
Manos con signos de artritis psoriásica

Secukinumab también logró mejoras rápidas, significativas y mantenidas en la psoriasis cutánea

18 de Noviembre de 2014

Secukinumab es un nuevo tratamiento para la artritis psoriásica (AP) –una patología asociada a la psoriasis que provoca la inflamación de las articulaciones y de la piel–, que ha demostrado ser efectivo para mejorar los signos y síntomas de esta enfermedad en dos estudios en Fase III, FUTURE 1 y FUTURE 2, cuyos resultados se han presentado en el Congreso del American College of Rheumatology (ACR) en Boston (Estados Unidos).

El tratamiento estándar para las personas con artritis psoriásica son los fármacos anti-TNF (factor de necrosis tumoral), pero muchos de los pacientes no responden a esta terapia o no la toleran, y alrededor del 45% de los enfermos no se encuentra satisfecho con los tratamientos disponibles en la actualidad.

En el estudio FUTURE 1 más del 80% de los pacientes a los que se trató con secukinumab no presentó progresión del daño estructural en las articulaciones, un síntoma que sufren dos tercios de los pacientes con AP y que está relacionado con una pérdida de la funcionalidad y de la calidad de vida, y discapacidad.

Más del 80% de los pacientes a los que se trató con secukinumab no presentó progresión del daño estructural en las articulaciones

La mejoría en el deterioro articular se pudieron observar tanto en los pacientes que no habían sido tratados previamente con anti-TNF, como en aquellos que habían presentado falta de respuesta o una respuesta inadecuada a estos medicamentos.

En ambos estudios, en los que han participado más de 1.000 pacientes, y que constituyen los primeros estudios de Fase III multicéntricos, aleatorizados, y controlados con placebo que evalúan la efectividad de secukinumab en la inhibición de la IL-17A en AP, este fármaco consiguió mejoras rápidas, significativas y mantenidas en la psoriasis cutánea, y los pacientes toleraron bien el tratamiento, siendo los efectos secundarios más frecuentes el catarro, la cefalea, y la infección del tracto respiratorio superior.

Fuente: Novartis

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD