PUBLICIDAD

Intolerancia a la histamina
Problemas digestivos como la dispepsia o la diarrea pueden indicar una intolerancia a la histamina, provocada por un exceso de esta sustancia en el organismo. Te explicamos cómo identificar y prevenir este trastorno.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la intolerancia a la histamina

Causas de la intolerancia a la histamina

La inactivación de la histamina se lleva a cabo sobre todo con la DAO o diaminooxidasa, por lo que un déficit de dicha enzima en el intestino es la principal causa de la intolerancia a la histamina. Para su correcto funcionamiento, la DAO necesita de la presencia suficiente de vitamina B6, cobre y vitamina C. Esta enzima está en múltiples tejidos, pero sobre todo en el intestino delgado, el colon ascendente, la placenta (en la mujer embarazada) y los riñones. La DAO es liberada desde las vesículas en las que se almacena al exterior de las células para llevar a cabo su función.

El déficit de DAO muy raramente tiene una causa genética, sino que suele ser una situación secundaria a alteraciones intestinales como la enfermedad inflamatoria intestinal, la disbiosis, el SIBO, las parasitosis, la enfermedad celíaca, o la toma de fármacos que inhiben la acción de la DAO. También el déficit, a menudo subclínico, de vitamina C o B6, o cobre, puede provocar el mal funcionamiento de la DAO. Incluso el estrés –ya sea físico, o psicológico– puede influir en la concentración de histamina en sangre, por mecanismos múltiples y no solo a nivel intestinal.

Hay otra enzima que se llama HNMT o histamina-N-metiltransferasa, que actúa sólo dentro de las células. Aunque también está presente en el intestino, la barrera más importante al paso de la histamina que procede de los alimentos es la DAO. En condiciones normales, la DAO se sintetiza y secreta continuamente a la luz del intestino para descomponer la histamina presente en la comida.

Hay múltiples situaciones en las que la histamina alimentaria puede ser un problema, incluso en una persona sana. Si un alimento contiene un exceso de histamina, puede ser que no haya suficiente DAO para descomponerla. Esta situación se llama ‘intoxicación por histamina’ y se ha denominado también escombroidosis, pseudoalergia al pescado, o sobredosis de histamina.

Algunos pescados tienen mucha histidina (un aminoácido) y las bacterias de su flora normal lo transforman en histamina. En la Unión Europea se ha establecido un límite superior aceptable de contenido en histamina en los productos de la pesca para evitar esta situación.

Actualizado: 19 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD