PUBLICIDAD

Sarcoma de tejidos blandos
El sarcoma de tejidos blandos es un tumor raro e infrecuente que engloba más de 60 subtipos, y que es responsable de hasta el 2% de todas las muertes por cáncer. Conoce sus síntomas y tratamiento para abordarlo a tiempo.
Escrito por Dra. Claudia Valverde, Especialista en oncología médica del Hospital Vall d’Hebron y tesorera del Grupo Español de Investigación en Sarcomas

Causas y tipos de sarcoma de tejidos blandos

Causas y tipos de sarcoma de tejidos blandos

Hasta el 5% de los sarcomas de tejidos blandos pueden estar causados por la radioterapia.

El sarcoma de tejidos blandos (STB) es un tipo de cáncer difícil de diagnosticar, y que en muchas ocasiones tiene un origen desconocido. No obstante, se sabe que existen ciertos factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de la enfermedad.

En primer lugar, hasta el 5% de los sarcomas de tejidos blandos pueden estar causados por la radioterapia que se administra para tratar otros tumores como el de mama o el linfoma. En estos casos se trataría de un cáncer secundario que habitualmente se desarrolla en la zona que recibió la radiación. Estos sarcomas se suelen diagnosticar alrededor de diez años después del tratamiento radioterápico.

La genética también puede influir en el desarrollo de estos tumores. Así, se conoce que algunas enfermedades genéticas hereditarias como la neurofibromatosis, el síndrome de Gardner o el síndrome de Li-Fraumeni se han relacionado con la presencia de algunos tipos de tumores.

Por último, los sarcomas de Kaposi suelen estar relacionados con procesos de inmunosupresión o infecciones víricas como las que causan el virus del VIH o el del herpes humano 8 (VHH-8).

Tipos de sarcomas de tejidos blandos

Los STB se clasifican en función del tejido en el que se originan. Aunque hay más de 60 tumores diferentes entre sí, comparten muchas de sus características, lo que permite agruparlos a efectos de estudio y tratamiento. Solo determinados subtipos presentan rasgos específicos distintivos y necesitan un tratamiento especial, como ocurre con los tumores del estroma gastrointestinal (GIST, según sus siglas en inglés).

Estos tumores (GIST) se originan en unas células específicas del tubo digestivo conocidas como células intersticiales de Cajal, y su incidencia aumenta a partir de los 60 años de edad. El estómago es el lugar en el que se desarrollan de forma más común estos tumores, seguido del intestino delgado, el recto, el colón y el esófago.

De los más de 60 tipos diferentes de sarcomas de tejidos blandos, los más frecuentes son:

  • Liposarcomas: se originan en el tejido adiposo (grasa) del cuerpo y representan el 25% de los sarcomas en adultos. Se suelen detectar entre los 50 y los 65 años. Su localización más frecuente es en las extremidades inferiores, pero también puede aparecer detrás del peritoneo, en brazos, cuello o pecho.
  • Leiomiosarcomas: se originan en los músculos lisos, localizados en órganos internos como los intestinos, el estómago, el útero, o los vasos sanguíneos. Son músculos involuntarios, es decir, los que realizan funciones automáticas sin que controlemos sus movimientos. Su incidencia aumenta con la edad.
  • Rabdomiosarcomas: se originan en los músculos que se utilizan para mover el esqueleto, y por ello son especialmente frecuentes en los brazos y en las piernas. Su incidencia es mayor en niños que en adultos.
  • Angiosarcomas: se pueden originar en los vasos sanguíneos (hemangiosarcomas) o en los vasos linfáticos (linfangiosarcomas). El sarcoma de Kaposi es un tipo de sarcoma vascular que se desarrolla con mayor frecuencia en los ancianos y en las personas inmunodeprimidas a causa de algún tratamiento médico –como es el caso de los pacientes transplantados– o por infecciones como el VIH.
Tipos de sarcoma

Actualizado: 30 de Enero de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD