PUBLICIDAD

Tercera edad
Aplicaciones móviles para la tercera edad
Aunque hayas superados los 60 años no es tarde para utilizar las miles de aplicaciones móviles que existen, y que tanto te pueden facilitar la vida. Da el paso, descárgatelas y empieza a usarlas en tu día a día.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Tengo más de 60 años, ¿cómo comienzo a usar una app?

Tienes más de 60 años, la pantalla de tu teléfono móvil repleta de recuadros de colores cuyo uso aún te suscita ciertas dudas, pero.. tranquilo, lo más importante ya lo tienes, quieres usar las apps y tienes una actitud positiva y activa frente a esta tecnología. De aquí, a que se conviertan en tus mejores aliados, hay un paso; sólo necesitas un poco de paciencia, algo de ayuda, y mucha práctica.

Estos pasos te pueden ayudar a manejarte con soltura en el mundo de las aplicaciones móviles antes de lo que crees:

  1. Consigue un móvil inteligente o una tablet que te resulte cómoda de utilizar. Lo ideal sería que fuese el dispositivo que ya utilizas para evitar que no te venga “todo de nuevas”. En caso contrario, infórmate en tu tienda de confianza o pide ayuda a algún familiar para que te ayude a encontrar un terminal adecuado para ti.
  2. No le tengas miedo a las tablet. Hay personas que no las han usado nunca, y prefieren centrarse en el teléfono móvil, pero lo cierto es que no hay muchas diferencias de uso, y al tener una pantalla más grande puedes leer mejor en ella y trastear con las aplicaciones. Así que si tienes la posibilidad de usar una, dale una oportunidad.
  3. Configura el dispositivo a tus necesidades. Es muy importante que puedas leer bien las instrucciones y la información que te aparece en la pantalla, así como oír las notificaciones y alarmas, para que las aplicaciones te resulten prácticas y útiles. Si no oyes un aviso o eres incapaz de leer una noticia, perderás interés por esa aplicación y la dejarás de utilizar.
  4. Para comenzar con las aplicaciones móviles, pide ayuda. Dile a algún amigo, familiar, o a tu nieto (seguro que estará encantado de pasar un rato inmerso en el dispositivo móvil), que te ayude a dar el primer paso. Ese primer paso es saber dónde buscar la aplicación, encontrarla, descargarla y acceder a ella. Repite la operación con unas cuantas apps, te darás cuenta que el proceso es muy sencillo y siempre es el mismo. Recuerda preguntarle a tu profesor cómo puedes saber qué aplicaciones son de pago para tenerlo en cuenta cuando te las descargues solo.
  5. Empieza con las apps más sencillas. Existen millones de aplicaciones, y muy diferentes, pero si comienzas a familiarizarte con las más simples, luego te resultará más fácil adentrarte en otras más complejas. Las apps de mensajería instantánea, como el WhatsApp, que se utilizan prácticamente igual que los SMS de toda la vida; las de los periódicos, muy similares a su versión digital para consultar en ordenador; la del tiempo; o la de tu correo electrónico, pueden ser las mejores opciones para empezar. En el caso de que ya estuvieras utilizando alguna red social, como es Facebook, acceder a ella desde tu móvil también te será de ayuda porque ya lo conoces y te hará sentir cómodo.
  6. Investiga nuevas apps por Internet. Si ya llevas un tiempo utilizando unas cuantas apps y te gustan, no te quedes ahí. Buscar por Internet nuevas aplicaciones que te puedan facilitar la vida. En la tienda (AppStore, GooglePlay, Windows Phone, Amazon Appstore…) en la que te descargas las aplicaciones, éstas vienen agrupadas por categorías, lo que te puede ayudar a encontrar lo que necesitas: viajar, cuidar tu salud, leer, jugar, hacer la compra, consultar tus cuentas bancarias, y miles de opciones más.

Actualizado: 18 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD