Por qué nos duele la cabeza cuando cambia el tiempo

Los fenómenos meteorológicos afectan a nuestro organismo y pueden provocar o intensificar problemas de salud como la cefalea o la migraña en personas susceptibles. Esclarecemos por qué te duele la cabeza cuando cambia el tiempo.
Mujer con dolor de cabeza en un día lluvioso

Actualizado: 25 de enero de 2023

Algunas personas dicen ser capaces de predecir que va a cambiar el tiempo o va a llover porque empiezan a dolerles las articulaciones o los juanetes, mientras que a otras las variaciones de la presión atmosférica les provocan una cefalea tensional o una migraña. Se estima que alrededor del 30% de la población tiene una mayor sensibilidad a los fenómenos meteorológicos, y sería, por tanto, más susceptible a experimentar síntomas físicos asociados a las alteraciones del clima en su entorno.

PUBLICIDAD

Algunas personas que padecen cefalea o migraña con regularidad han señalado el clima como un desencadenante de los ataques, y a veces especifican las causas y describen cambios más concretos en la temperatura, la humedad, la luz del sol, la velocidad del viento o el punto de rocío. Por ejemplo, un estudio en el que participaron 1.200 personas con migraña que se publicó en Cephalalgia identificó el cambio de tiempo cono el cuarto desencadenante de migraña más frecuente, según refirió el 50% de los participantes.

Si eres de los que sufre un dolor de cabeza cuando se produce un cambio de tiempo te explicamos cuáles son las posibles causas de esta sensibilidad a la meteorología, qué puedes hacer para prevenir su aparición o aliviar sus molestias, y en qué casos podría indicar un problema de salud que conviene consultar con un médico, especialmente si va acompañado de otros síntomas.

Mujer tomando una pastilla para tratar el dolor de cabeza

Por qué los cambios de tiempo causan dolor de cabeza

Más de un 90% de la población española ha sufrido en alguna ocasión algún episodio de cefalea primaria (en la que el dolor de cabeza es el único o principal síntoma). La mitad de la población lo ha padecido en el último año, y un 5% sufre cefalea crónica, es decir, 15 días o más al mes, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

PUBLICIDAD

Esto significa que es un problema de salud muy frecuente en nuestro país, con independencia del motivo por el que aparezca. Hay numerosas causas de cefalea, incluso aunque no seamos especialmente propensos a esta dolencia, pero los fenómenos climatológicos asociados al dolor de cabeza son:

  1. Descenso brusco de la presión atmosférica o barométrica. Cuando disminuye la presión barométrica se produce una diferencia entre la presión del aire ambiental y el aire en los senos paranasales, algo que también sucede cuando viajamos en un avión y la presión varía a medida que el aparato gana altura durante el despegue, que es cuando solemos notar una especie de chasquido en los oídos, que a veces es doloroso. Las migrañas asociadas a los cambios de presión barométrica se atribuyen a la activación de las fibras del nervio trigémino. Un estudio de Trusted Source publicado en 2015 en el que se analizaron los efectos de la presión barométrica en pacientes con migraña crónica mostró que incluso ligeras disminuciones de la presión barométrica actuaban como un desencadenante de la migraña. Los síntomas que se asocian al dolor de cabeza por esta causa son dolor en las sienes, náuseas o vómitos, entumecimiento en cara y cuello y sensibilidad a la luz.
  2. Tormenta eléctrica. El aire frío y el aire caliente colisionan y dan lugar a una intensa diferencia en la presión barométrica que da lugar al viento y la lluvia, y que puede inducir el dolor de cabeza, de tipo tensional, sinusal, o que presente síntomas de migraña.
  3. Cambios bruscos de temperatura. Como los que afectan al cuerpo cuando pasamos de un ambiente muy frío a uno muy caluroso, o viceversa; algo frecuente en invierno cuando entramos a un local o vivienda con la calefacción muy alta después de haber permanecido en el exterior a bajas temperaturas, y en verano cuando, por el contrario, pasamos de una estancia excesivamente refrigerada al calor del exterior. El exceso de luz, solar o artificial, también puede provocar dolor de cabeza.

PUBLICIDAD

Cómo prevenir y aliviar el dolor de cabeza asociado a cambios climáticos

No podemos influir sobre el clima ni los fenómenos meteorológicos, pero sí evitar al menos otras posibles causas del dolor de cabeza o que aumenten su intensidad; por ello, si sabemos que somos susceptibles a sufrir cefalea cuando viajamos en avión o ascendemos a una montaña o un lugar elevado (mal de altura), debemos reducir el consumo de cafeína, dormir bien, y controlar el estrés y otros factores ambientales como olores y sonidos fuertes.

Hay medicamentos que se pueden tomar para prevenir el dolor de cabeza que se produce cuando nos encontramos a gran altura, como la acetazolamida, aunque siempre se debe consultar al médico para que sea el especialista quien determine la conveniencia de prescribirlo en cada caso.

PUBLICIDAD

Existen tratamientos de la migraña que no solo alivian los síntomas cuando se produce un episodio, sino que también se utilizan para prevenir los ataques en el caso de los pacientes con migraña crónica. Para combatir los ataques graves se suelen emplear triptanes.

Mujer con un fuerte dolor de cabeza repentino

Cuando preocuparse por un dolor de cabeza

En general, un dolor de cabeza desencadenado por un cambio de tiempo no debe ser motivo de preocupación y normalmente desaparece con un analgésico suave y descanso, pero hay que consultar con un médico si va acompañado de estos otros síntomas:

  • El dolor de cabeza se produce de forma repentina y se intensifica en muy poco tiempo (segundos o minutos).
  • El afectado tiene fiebre o rigidez en el cuello, parálisis facial, dolor en los ojos, dificultades para hablar, o sufre convulsiones o desmayos, ya que podrían ser síntomas de un accidente cerebrovascular.

    PUBLICIDAD

  • Presenta somnolencia, confusión o agotamiento y se encuentra en altura, porque podría significar que tiene un edema cerebral (líquido en el cerebro).
  • La dificultad para respirar en altitudes elevadas puede indicar que hay un exceso de líquido en los pulmones (edema pulmonar).

Creado: 22 de diciembre de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD