PUBLICIDAD

Pastor alemán
El pastor alemán se caracteriza por un físico robusto y resistente, y por un temperamento bondadoso y leal. Bien educado puede ser un gran protector, y un fiel compañero en el hogar o en el trabajo. Conoce qué cuidados requiere.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para la compra de un pastor alemán

Pastor alemán

El precio del pastor alemán dependerá de la manera en la que haya sido criado.

Antes de llevar un animal a casa debemos estar seguros de que vamos a poder atender todos los cuidados que requiere. En el caso del pastor alemán, va a necesitar que estemos informados para poder ofrecerle una buena alimentación, cuidados veterinarios (desparasitación y vacunación) y el ejercicio que necesita, pero, además, también será importante nuestra presencia, paciencia y cariño, así como ofrecerle una buena educación y socialización, ya que son esenciales para su bienestar. Si podemos cubrir todo esto, y tenemos los recursos económicos necesarios, entonces estaremos preparados, o al menos lo estaremos en primera instancia, para tener un pastor alemán.

En cuanto a si es recomendable adoptar o comprar, en el caso del pastor alemán de pura raza la opción de la adopción es prácticamente inexistente, ya que la cría de este perro exige unos gastos muy elevados para cumplir los estándares exigidos. “Quien quiere un pastor alemán de pura raza tiene que acudir a un criador, y su precio va a variar en función de la forma de cría”, señala Jacinto de Miguel, de la Sociedad Española de Criadores de Pastor Alemán, quien especifica que si estamos decididos a tener un pastor alemán de estas características es importante que el perro esté criado bajo una normativa. “En este sentido, la SECPA vela por que se cumplan los principios de Alemania, gracias a lo cual los ejemplares que salen de sus socios son ejemplares sanos”, argumenta.

Para el veterinario Daniel Adeva, si alguien quiere tener un gran pastor alemán indudablemente también recomendaría que comprara un cachorro de progenitores controlados por la SECPA o la Real CEPPA (precio medio actual 500-600 euros), pero asegura que también se puede disfrutar de un buen perro procedente de particulares que no tienen que ver nada con los clubs. “Yo lo veo a diario en mi centro veterinario, y me parecen perros estupendos sin necesidad de considerarse pura raza”, puntualiza.

A la hora de la compra, hay que tener en cuenta que el perro sea entregado no sólo en buen estado de salud, con buen aspecto, también con toda la documentación en orden: la cartilla de registro de microchip, la cartilla sanitaria y el justificante de la compra.

Huelga decir que es interesante visitar las instalaciones para comprobar que el animal ha estado bien atendido y cuidado durante su cría.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD