PUBLICIDAD

Pastor alemán
El pastor alemán se caracteriza por un físico robusto y resistente, y por un temperamento bondadoso y leal. Bien educado puede ser un gran protector, y un fiel compañero en el hogar o en el trabajo. Conoce qué cuidados requiere.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del pastor alemán

Alimentación del pastor alemán

Los pastores alemanes son carnívoros y la alimentación depende de su estilo de vida.

Una alimentación adecuada va a contribuir a que el pastor alemán goce de buena salud, tanto interna como externa. Lo veremos en su piel, en sus dientes y en su estado físico, también en la ausencia o no de achaques y enfermedades prevenibles como la obesidad.

Como en el resto de canes, la alimentación del pastor alemán es principalmente carnívora, y va a variar dependiendo de la etapa en la que se encuentre el animal: cachorro, joven, adulto o anciano. También va a variar en función del estilo de vida, del sexo y de su estado de salud.

El comedero y bebedero debe mantenerse en buen estado y limpio para evitar problemas de salud al perro. Puede ofrecerse el alimento tanto a través de piensos de calidad como de una dieta natural a base de alimentos crudos, lo que se conoce actualmente como alimentación BARF. En este caso, es necesario tener información acerca de los alimentos adecuados y de las cantidades óptimas, por lo que será necesario o bien un extra de recopilación de información por nuestra parte, o bien la consulta a un especialista en este tipo de dieta para tener una adecuada planificación y evitar errores en su implementación.

Pastor alemán comiendo un donut
Para evitar errores en la alimentación del pastor alemán, no está de más contar con la ayuda de un experto que nos ayuda a planificarla.

Daniel Adeva, veterinario experto en esta raza, es más partidario de los piensos elaborados “con ingredientes de primera calidad, con una base proteica obtenida a partir de carnes de origen animal y completamente equilibrados”, que de las dietas BARF. “El pienso está liofilizado, es decir deshidratado, sólo contiene un 10 % de humedad, lo que permite mantenerlo durante largos periodos de tiempo sin estropearse y el tratamiento industrial para su desecación también lo higieniza y elimina las bacterias y levaduras que pudieran portar. Los piensos nos permiten racionar de forma muy fácil la cantidad de comida diaria evitando el sobrepeso, son muy digestibles disminuyendo el periodo digestivo, y sobre todo, tendremos la completa seguridad que con su ración diaria el perro ingerirá todos los nutrientes, vitaminas y oligoelementos que necesita y además de forma completamente equilibrada. Todas estas ventajas sólo podemos obtenerlas con una alimentación tipo pienso”, opina.

Higiene y limpieza del pastor alemán

El manto del pastor alemán, que puede ser corto o largo, se caracteriza por tener una gruesa doble capa y ser bastante fácil de cuidar. Es recomendable un cepillado diario con un cepillo de dientes mediano para mantener su pelaje en buen estado, libre de suciedad, de pelo muerto y de enredos. Además, puede ser un buen momento compartido entre cuidador y cuidado.

“Al igual que a cualquier otro perro se le puede bañar con la frecuencia que se desee y siempre que lo encontremos sucio, lo importante es que el champú que usemos sea adecuado. Debe tener un pH ligeramente básico que no lleve detergentes ni bases alcohólicas para no alterar la capa lipídica de su dermis. El pelo y la piel del pastor alemán tiende a deshidratarse con facilidad y los baños frecuentes ayudan a mantener la hidratación, una capa lipídica adecuada y facilita la eliminación del pelo muerto, la suciedad y la aireación de la piel lo que disminuye la posibilidad de sufrir dermatitis bacterianas muy frecuentes en estos perros”, explica a Web Consultas Daniel Adeva.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD