PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

La adicción a las compras aumenta en Navidad

Las personas que sufren una adicción a las compras tienen en Navidad un riesgo mayor de incurrir en compras compulsivas, debido a que es más fácil que su conducta pase desapercibida durante estas fiestas.
La adicción a las compras aumenta en Navidad

Adicta a las compras navideñas en plenas rebajas.

26 de Diciembre de 2013

En Navidad, las personas que sufren adicción a las compras, tienen un riesgo añadido de que aumente su trastorno debido a que es una época donde las compras compulsivas pueden pasar desapercibidas o ser más fáciles de justificar, lo que perjudica todavía más la economía de los afectados y su familia.

Aunque tal y como explica el Dr. José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría (SEPP), el comprador compulsivo siente una necesidad de comprar que le impide controlarse, una auténtica dependencia que no está asociada a ningún periodo del año en especial, y que hay que diferenciar de las compras excesivas en rebajas, por ejemplo, durante las fiestas navideñas la insatisfacción general por la crisis y, en particular, la que sufren estos pacientes incrementa todavía más su trastorno.

La adicción a las compras afecta sobre todo a mujeres con falta de motivación de entre 40 y 60 años, y puede volverse crónica en el 60% de los casos

Según este experto, en el 80% de los casos el perfil del comprador compulsivo corresponde a mujeres de entre 40 y 60 años, con falta de motivación y que, en muchos casos, padecen un trastorno obsesivo. La adicción a las compras también suele afectar a personas en activo con un alto nivel de estrés, que compran durante su tiempo libre como válvula de escape, así como adolescentes con problemas de adaptación, y que pueden haber presentado algún trastorno de alimentación o de la personalidad, o algún episodio de depresión.

La conducta de estas personas, añade este especialista, pone en grave peligro la economía familiar, ya que normalmente no reconocen su problema y lo ocultan siempre que pueden. Además, sienten un gran malestar porque la satisfacción que les reporta la compra es pasajera, y en seguida se dan cuenta de lo inútil que les resulta la nueva adquisición y se encuentran fatal por no haber conseguido contenerse.

El Dr. López Rodríguez advierte que este trastorno puede volverse crónico en el 60% de los casos, por lo que es conveniente acudir a un especialista en cuanto la persona observe que es incapaz de controlar el impulso de comprar, además de buscar el apoyo de familiares y allegados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''