PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El ácido acetilsalicílico facilita el ejercicio en esclerosis múltiple

Los pacientes con esclerosis múltiple suelen sufrir un sobrecalentamiento al realizar ejercicio que empeora sus síntomas, pero un estudio revela que el ácido acetilsalicílico puede mejorar su tolerancia a la actividad física.
Ácido acetilsalicílico en manos de una deportista con esclerosis

28 de Noviembre de 2017

Administrar una dosis estándar (650 mg) de ácido acetilsalicílico a los pacientes con esclerosis múltiple, les permite aprovechar los beneficios del ejercicio físico sin experimentar el excesivo aumento de la temperatura corporal que afecta a muchos de ellos al realizar esfuerzos, y que provoca una exacerbación de los síntomas de esta enfermedad, según ha demostrado un estudio piloto presentado en el congreso 7th Joint European Committee for Treatment and Research in Multiple Sclerosis Cognitive Neuroscience Laboratory, en Nueva York (EE.UU.).

Y es que, aunque es recomendable que las personas con esclerosis múltiple realicen ejercicio porque repercute positivamente sobre su función física, su equilibrio, su ambulación, su estado de ánimo y sus capacidades cognitivas, existe un problema, denominado fenómeno de Uhthoff, que hace que estos pacientes sufran un empeoramiento de algunos síntomas como fatiga, debilidad, o problemas cognitivos tras someterse a un baño en agua caliente o practicar ejercicio.

El nuevo estudio, que se ha llevado a cabo con un pequeño grupo formado por 12 pacientes, de los que ocho afirmaban sufrir sobrecalentamiento durante el ejercicio, pretendía comprobar si era posible alargar el tiempo en el que hacían ejercicio estos pacientes, y si administrarles ácido acetilsalicílico podía disminuir el grado en el que la actividad física incrementaba su temperatura corporal.

Los pacientes con esclerosis múltiple que recibieron ácido acetilsalicílico presentaron una mejora del 3% en el tiempo que fueron capaces de mantener el ejercicio

Para ello, estas personas tomaron o bien 650 mg de ácido acetilsalicílico, o bien una dosis similar de placebo, de manera aleatoria, y al cabo de una hora llevaron a cabo una prueba de ejercicio progresivo en rampa hasta el agotamiento voluntario, empleando un cicloergómetro (un instrumento para medir la capacidad de trabajo) en la parte inferior del cuerpo.

El ácido acetilsalicílico aumenta la tolerancia al ejercicio

Victoria Leavitt, autora principal del estudio, neuropsicóloga del Columbia University Medical Center y directora del Multiple Sclerosis Cognitive Neuroscience Laboratory, ha explicado que los pacientes que recibieron ácido acetilsalicílico presentaron una mejora del 3% en el tiempo que fueron capaces de mantener el ejercicio, mientras que en aquellos que refirieron ser sensibles al calor se produjo una disminución de un 56% en la cantidad de aumento de la temperatura corporal que experimentaron.

Aunque los hallazgos son prometedores y sugieren que la actividad antipirética del ácido acetilsalicílico puede facilitar la tolerancia al ejercicio en los pacientes con esclerosis múltiple, los investigadores advierten de que se trata de un estudio muy reducido por el escaso número de participantes, y que además es necesario considerar los posibles efectos secundarios de este fármaco, por lo que es necesario confirmar los resultados, y tienen intención de repetir el ensayo con tres grupos de pacientes, y añadiendo paracetamol, ya que este también tiene un efecto antipirético, pero no antiinflamatorio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD