El consumo de alcohol causa 85.000 muertes cada año en las Américas

Unas 85.000 personas murieron al año en las Américas debido al consumo de bebidas alcohólicas, según un estudio de la OPS que señala que la ingesta per cápita en la región es un 25% mayor a la del promedio mundial.
Escrito por: Eva Salabert

13/04/2021

85.000 muertes por alcohol en América

Un nuevo estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha encontrado que el abuso del alcohol ha provocado alrededor de 85.000 muertes anuales entre 2013 y 2015 en las Américas, y que el 80% de los fallecimientos en los que se considera que el consumo de bebidas alcohólicas fue una “causa necesaria” se produjo en tres de los países de la región más poblados: Estados Unidos (36,9%), Brasil (24,8%) y México (18,4%).

El estudio, que se ha publicado en Addiction, también señala que la ingesta per cápita de alcohol en las Américas es un 25% superior a la del promedio mundial. El doctor Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS, ha declarado que “este estudio demuestra que el consumo nocivo de bebidas alcohólicas en las Américas debe ser una de las mayores prioridades de salud pública”.

“La mayor proporción de muertes atribuibles por completo al consumo de bebidas alcohólicas ocurre en personas de 50 a 59 años, especialmente en hombres”

La ingesta de alcohol –ha añadido el experto– está asociada a “muertes que se pueden prevenir y con muchos años de vida con discapacidad”, por lo que propone adoptar “medidas de salud pública, políticas y programas eficaces, viables y sostenibles para reducir el consumo de bebidas alcohólicas”.

La doctora Maristela Monteiro, asesora principal de la OPS en materia de consumo de alcohol, explicó que “el estudio también demuestra que la mayor proporción de muertes atribuibles por completo al consumo de bebidas alcohólicas ocurre prematuramente en personas de 50 a 59 años, especialmente en hombres”. Y que “el consumo nocivo de estas bebidas resulta en la muerte de personas que están en la plenitud de su vida. Esta es una pérdida no solo para sus familias sino también para la economía y la sociedad en general”.

Análisis de causas de mortalidad en 30 países de las Américas

Los resultados del estudio se basan en el análisis de los datos de mortalidad en 30 países de las Américas, y los resultados más importantes son los siguientes:

  • En promedio, 85.032 muertes (el 1,4%) anuales se atribuyeron directamente a la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • La mayoría de los fallecidos (64,9%) tenían menos de 60 años y las principales causas de muerte fueron enfermedades hepáticas (63,9%) y trastornos neuropsiquiátricos (27,4%), como la dependencia del alcohol.
  • El consumo de bebidas alcohólicas es un factor implicado en más de 300.000 muertes (5,5%) anuales en la región de las Américas.
  • El número de hombres que murieron por ingerir bebidas alcohólicas fue superior al de mujeres, y los varones representaron el 83,1% de las muertes atribuibles exclusivamente a ese consumo. Esta disparidad de género fue especialmente evidente en El Salvador y Belice, y menos relevante en Canadá y Estados Unidos.
  • Aproximadamente el 80% de las muertes en las que el consumo de bebidas alcohólicas fue una “causa necesaria” se produjeron en tres de los países más poblados: Estados Unidos (36,9%), Brasil (24,8%) y México (18,4%).
  • Las tasas de mortalidad atribuible al consumo de bebidas alcohólicas fueron más altas en Nicaragua (23,2 por 100.000 habitantes) y Guatemala (19 por 100.000 habitantes), a pesar de que en estos países el consumo per cápita de esos productos fue relativamente menor.

Mayor consumo de alcohol en países ricos, más muertes en países pobres

Uno de los hallazgos del estudio es que en los países de ingresos más altos el consumo per cápita de bebidas alcohólicas es mayor, sin embargo, la tasa de mortalidad que se atribuye al alcohol es superior en los países de bajos y medianos ingresos para el mismo nivel de consumo de este tipo de bebidas.

Esta mayor tasa de mortalidad se debería probablemente a que la población de los países más pobres tiene más difícil el acceso a los servicios médicos y el transporte en situaciones de urgencia también es más limitado, a lo que se une la falta de información sobre salud, una peor nutrición, y otros factores que podrían influir para que el consumo de bebidas alcohólicas resultase más perjudicial.

La Organización Panamericana de la Salud ha pedido a los países de las Américas que aumenten los impuestos que gravan estas bebidas y restrinjan su publicidad

Por ello, la agencia de la ONU para la salud en el continente ha pedido a los países de las Américas que adopten medidas para evitar el abuso del alchol, como aumentar los impuestos que gravan estas bebidas y restringir su publicidad, promoción y patrocinio. También considera que para hacer un seguimiento a los efectos del consumo de alcohol es necesario disponer de datos de mejor calidad sobre la morbilidad y la mortalidad que provoca.

A este respecto, el doctor Hennis ha indicado que “las políticas promovidas por la Organización Panamericana de la Salud son la clave para evitar la muerte, las enfermedades y los problemas sociales relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas”, y que “otra medida sencilla, pero contundente, consiste en limitar el horario de comercialización y reducir la concentración de puntos de venta de esos productos en una comunidad”.

Bebidas alcohólicas y pandemia por coronavirus

La pandemia por COVID-19 también ha tenido un impacto sobre el consumo de bebidas alcohólicas, cuya disponibilidad ha aumentado en muchos países a través de las compras por internet y las entregas a domicilio, y porque además se han promocionado por las redes sociales. También se ha comprobado que las personas que tienen más probabilidades de incrementar su consumo de alcohol a consecuencia de estos factores, ya abusaban de las bebidas alcohólicas antes de la pandemia.

Por otra parte, muchas de las personas que frecuentan establecimientos donde se consumen bebidas alcohólicas, como los bares y clubes nocturnos, no siempre cumplen con los requisitos para evitar la propagación del coronavirus como el uso adecuado de mascarillas o el distanciamiento social. Por eso la doctora Monteiro recuerda que “al comenzar a planificar el retorno a una nueva normalidad, es preciso proteger y fortalecer las políticas sobre el consumo de bebidas alcohólicas”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD