El trabajo por turnos puede reducir las defensas contra infecciones

Los continuos cambios en los patrones de sueño y vigilia debidos al trabajo por turnos y los horarios laborales irregulares pueden alterar el reloj circadiano del organismo y disminuir nuestras defensas contra las infecciones.
Escrito por: Eva Salabert

22/04/2021

Trabajar por turnos altera las defensas

El trabajo por turnos se ha asociado a diversos problemas de salud, desde obesidad a problemas cardíacos, o mayor riesgo de cáncer o de sufrir un aborto en el caso de las mujeres, especialmente si el trabajador desempeña sus labores en horario nocturno, y ahora una nueva investigación realizada por la Universidad de Waterloo (Canadá) señala que trabajar por turnos o en horarios irregulares también puede afectar a nuestras defensas contra las infecciones.

Estos problemas de salud se producen porque el reloj interno del organismo, conocido como reloj circadiano, se puede alterar a causa de los continuos cambios en los patrones de sueño y vigilia y en los patrones alimentarios. Para estudiar esta relación, los científicos de la Waterloo desarrollaron un modelo matemático para examinar cómo afectaban las interrupciones del reloj circadiano a la capacidad del sistema inmune para combatir las infecciones.

Justo antes de irnos a la cama es el “peor” momento para coger una infección

Anita Layton, profesora de Matemática Aplicada, Informática, Farmacia y Biología en la Universidad de Waterloo, ha explicado que “debido a que nuestro sistema inmune se ve afectado por el reloj circadiano, nuestra capacidad para desarrollar una respuesta inmune cambia durante el día”, y respecto a nuestras probabilidades de combatir una infección por la mañana o a mediodía, esto depende también de si somos un hombre o una mujer, y de si tenemos horarios irregulares de trabajo.

El trabajo a turnos afecta de forma diferente a hombres y mujeres

Para realizar el estudio, que se ha publicado en el repositorio bioRxiv, investigadores desarrollaron nuevos modelos informáticos, diferentes para ls sexos femenino y masculino, que simulaban las interacciones entre los ritmos circadianos y el sistema inmune. El modelo reproducía la expresión de los genes en el pulmón de los mamíferos y la respuesta inmune a varias dosis de liposacáridos.

Los resultados de estas simulaciones por ordenador mostraron que la respuesta inmune varía dependiendo del momento de la infección, y sugieren que justo antes de irnos a la cama es el “peor” momento para coger una infección, porque es el momento del día en el que nuestro cuerpo está menos preparado para producir mediadores pro y antiinflamatorios necesarios durante una infección. Además, en la gravedad de la infección también tiene mucha importancia el sexo del individuo, ya que las mujeres producen menos citoquinas inflamatorias que los varones.

El sistema inmune de los hombres es más propenso a hiperactivarse, por lo que tienen más riesgo de sufrir una sepsis a causa de una infección inoportuna

La Dra. Stéphanie Abo, otra de las autoras del trabajo, ha afirmado que el trabajo por turnos afecta de forma diferente a hombres y mujeres y que comparado con el de las mujeres, “el sistema inmune de los hombres es más propenso a hiperactivarse, lo que puede aumentar sus posibilidades de sufrir una sepsis a consecuencia de una infección inoportuna”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD