PUBLICIDAD

Tener resaca merma la función ejecutiva cerebral y la memoria

Después de una ingesta alta de alcohol suelen aparecer síntomas, como cefaleas o mareos, conocidos como resaca. Ahora un equipo de investigadores ha analizado cómo este estado reduce la función cerebral.
Escrito por: Natalia Castejón

02/08/2019

Hombre con resaca

El alcohol hace estragos en el cerebro, algo que es evidente justo el día después de la ingesta elevada de esta sustancia, que es cuando se produce la conocida como resaca, que suele manifestarse con dolores de cabeza, mareos, náuseas y vómitos, además de un cansancio generalizado. Un equipo de investigadores ha descubierto que este estado empeora la función cerebral y la memoria de la persona resacosa.

El trabajo, llevado a cabo por un grupo de expertos de la Universidad de Tecnología de Swinburne (Australia) y publicada en el Journal of Clinical Medicine, fue realizado mediante un estudio piloto –de 24 participantes– y uno principal de 346 personas, de las cuales 105 respondieron unos cuestionarios y realizaron unas pruebas después del consumo de alcohol.

La resaca reduce la capacidad de estudiar, trabajar o conducir, pues altera la concentración y la memoria del consumidor

Los resultados después de tener en cuenta el tipo de bebida ingerida (cerveza, vino…), la concentración de alcohol en el aliento después de la ingesta total y las calificaciones en los test demostraron que los que habían bebido más y tenían peor resaca completaron la prueba de manera más lenta que los que habían estado más sobrios, lo que indicaba que sus funciones cerebrales y su memoria estaban mermadas.

La resaca tiene efectos negativos en la vida cotidiana

La Dra. Sarah Benson, principal autora del estudio, indica que cuánta mayor es la ingesta de alcohol más notable es la resaca posterior y mayor es el deterioro del cerebro, algo que no ha sorprendido a los expertos. Sin embargo, alertan de los efectos negativos que pueden tener estos molestos síntomas en la vida cotidiana, pues podría reducir la capacidad para trabajar, estudiar, conducir o realizar cualquier otra tarea que requiera de concentración y memoria.

Los autores continúan analizando los efectos de la resaca en el cerebro, aunque recalcan la dificultad de que las personas que han tomado grandes cantidades de alcohol y tienen resacas severas contesten a las pruebas y test correspondientes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD