El alzhéimer se podría tratar con la estimulación no invasiva del ojo

La estimulación no invasiva del ojo mejora la función cognitiva y alivia los síntomas depresivos, según un estudio en ratones, por lo que podría ser útil para tratar enfermedades como el alzhéimer o la depresión mayor.
Escrito por: Eva Salabert

08/07/2022

Médicos aplicando la estimulación eléctrica transcorneal a un paciente

La estimulación eléctrica transcorneal (TES) es una estimulación no invasiva del ojo que ha demostrado su capacidad para mejorar la función cognitiva y reducir los síntomas depresivos en un estudio realizado con modelos animales, por lo que podría resultar muy útil para tratar algunos tipos de demencia como el alzhéimer y trastornos mentales como la depresión.

PUBLICIDAD

La investigación ha sido realizada por un grupo de científicos de la Facultad de Medicina LKS, la Universidad de Hong Kong (HKUMed) y la Universidad de la Ciudad de Hong Kong (CityU) y se ha publicado en Brain Stimulation. En 2015, el Dr. Lim Lee Wei, profesor asistente en la Facultad de Ciencias Biomédicas, HKUMed y ex becario de investigación Lee Kuan Yew en Singapur explicó que la estimulación cerebral profunda de la corteza prefrontal en el cerebro de los animales podría mejorar la memoria y reducir los síntomas de depresión.

La depresión mayor es la enfermedad psiquiátrica más frecuente y grave a nivel mundial y, de hecho, según la Organización Mundial de la Salud la pandemia de COVID-19 ha provocado un incremento en el número de personas que sufren ansiedad y depresión. Además, aproximadamente una cuarta parte de los pacientes no responde adecuadamente a los tratamientos disponibles.

PUBLICIDAD

Otra alternativa terapéutica para las enfermedades neuropsiquiátricas

Los efectos terapéuticos de esta técnica se han atribuido al desarrollo de las células cerebrales en el hipocampo, una zona del cerebro que interviene en la función de aprendizaje y memoria. Sin embargo, este método, que también se conoce como estimulación cerebral profunda, es invasiva y es necesario realizar una intervención quirúrgica para implantar electrodos en el cerebro, lo que puede provocar efectos adversos como infecciones y otras complicaciones postoperatorias.

Esta estimulación no invasiva en ratones mejoró significativamente el rendimiento de la memoria y disminuyó los depósitos de beta-amiloide en el hipocampo

Por ello, los investigadores buscaron otras alternativas y encontraron que la estimulación no invasiva de la superficie corneal del ojo –la estimulación eléctrica transcorneal o TES, por sus siglas en inglés– que activa las vías cerebrales, tenía unos efectos parecidos a los de los antidepresivos y disminuía las hormonas del estrés en un modelo animal para la depresión.

PUBLICIDAD

Yu Wing-shan, estudiante de doctorado y otros investigadores de la Facultad de Ciencias Biomédicas, HKUMed, estudiaron si la técnica se podría emplear en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Comprobar que al aplicar esta estimulación no invasiva en ratones mejoró significativamente el rendimiento de la memoria y disminuyó los depósitos de beta-amiloide en el hipocampo, que es una de las manifestaciones asociadas al alzhéimer.

La Dra. Leanne Chan Lai-hang, experta en estimulación eléctrica de objetivos cerebrales visuales y no visuales, ha declarado sobre la investigación: “La estimulación eléctrica transcorneal es un método no invasivo desarrollado inicialmente para tratar enfermedades oculares, y sería un avance científico importante”, lo que constituiría un enorme avance si fuera posible aplicarla en el tratamiento de enfermedades neuropsiquiátricas.

PUBLICIDAD

“Los resultados de esta investigación allanan el camino para nuevas oportunidades terapéuticas para desarrollar tratamientos novedosos para pacientes que padecen depresión y demencia resistentes al tratamiento. No obstante, se deben realizar ensayos clínicos para validar la eficacia y la seguridad”, ha concluido Chan Ying-shing.

Actualizado: 13 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD