PUBLICIDAD

La hidroxicloroquina no demuestra eficacia en pacientes con COVID-19

Administrar hidroxicloroquina a los pacientes con COVID-19 –con formas graves o leves de la enfermedad– no mejora su estado ni sus probabilidades de supervivencia y puede causar efectos secundarios, según nuevos estudios.
Escrito por: Eva Salabert

19/05/2020

La hidroxicloroquina no demuestra eficacia en pacientes con coronavirus

La hidroxicloroquina es un medicamento que se emplea en el tratamiento de la malaria y enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide, y en las últimas semanas se ha estado utilizando como terapia experimental en los pacientes con COVID-19 en estado grave a pesar de que no había evidencia sólida que respaldara su uso. Incluso el presidente norteamericano Donald Trump la alaba en público y afirma automedicarse con ella. Sin embargo, ahora dos nuevos estudios demuestran que no resulta eficaz para combatir la infección por coronavirus.

La primera de estas investigaciones ha sido realizada por científicos franceses que han concluido que este fármaco no disminuye de forma significativa el riesgo de que estos pacientes tengan que ser ingresados en cuidados intensivos o mueran mientras se encuentran hospitalizados con una neumonía provocada por la enfermedad.

El tratamiento con hidroxicloroquina no afectó a la evolución de la enfermedad, ni respecto a su traslado a reanimación, ni en cuanto a la mortalidad

En el caso de los pacientes hospitalizados con una forma más leve de COVID-19, la hidroxicloroquina tampoco es capaz de eliminar el SARS-CoV-2 más rápido que los tratamientos estándar que ya se habían empleado y además causa efectos secundarios más importantes, según muestran los resultados del segundo estudio, que ha sido llevado a cabo por investigadores chinos.

Ambas investigaciones han sido publicadas en la prestigiosa revista científica British Medical Journal, que en un comunicado señala que sus resultados no apoyan el empleo de este fármaco como tratamiento de rutina para los pacientes con enfermedad por coronavirus.

La hidroxicloroquina no combate la infección por coronavirus

En el primero de los estudios se analizó el caso de 181 adultos que habían sido ingresados en el hospital con una neumonía provocada por el coronavirus y a los que hubo que suministrar oxígeno. Se administró hidroxicloroquina a diario a 84 de ellos comenzando el tratamiento menos de dos días después de su hospitalización, al contrario de los 97 restantes.

El tratamiento con este fármaco no afectó a la evolución de la enfermedad, ni respecto a su traslado a reanimación –el 76% de los que recibieron el medicamento estaban en reanimación al cabo de 21 días, frente al 75% del otro grupo–, ni en cuanto a la mortalidad, ya que la tasa de supervivencia en el día 21 fue de 89% y 91% respectivamente.

Las autoridades sanitarias de varios países han advertido que la hidroxicloroquina puede provocar efectos secundarios, especialmente riesgo cardíaco

En la segunda investigación participaron 150 adultos que habían sido hospitalizados en China pero presentaban formas de COVID-19 principalmente leves o moderadas, a la mitad de los cuales se los trató con hidroxicloroquina. Tampoco en este caso se observó ninguna diferencia en la forma en la que los pacientes superaban la enfermedad al cabo de cuatro semanas entre el grupo al que se administró el medicamento y el que no lo recibió.

Sí puede provocar efectos secundarios

Estos mismos investigadores sí comprobaron que los pacientes a los que se administró el fármaco experimentaron efectos secundarios –diarrea en la mayoría de los casos– en comparación con el 9% de los enfermos que no lo tomaron.

Aunque algunos científicos defienden el uso de la hidroxicloroquina, como el francés Didier Raoult, que propone que se administre a los pacientes al inicio de la enfermedad por coronavirus junto al antibiótico azitromicina, varios estudios recientes ponen en duda la efectividad de este fármaco para combatir el COVID-19, y también las autoridades sanitarias de varios países han advertido que puede provocar importantes efectos secundarios, especialmente riesgo cardíaco.

De hecho, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association en el que se examinó a 1.438 pacientes con esta enfermedad infecciosa ingresados en 25 hospitales del área de Nueva York entre el 15 y el 28 de marzo pasados no encontró diferencias significativas entre los enfermos tratados con hidroxicloroquina, o una combinación de este fármaco y azitromicina, en comparación con los que no recibieron ninguna de estas terapias.

La AEMPS ya advirtió hace días de que el uso de hidroxicloroquina y cloroquina podía ocasionar trastornos del ritmo cardíaco, hipoglucemia, trastornos digestivos y neuropsiquiátricos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD