COVID-19: cada vez más adolescentes y jóvenes precisan rehabilitación

En la nueva ola de COVID-19 cada vez hay más adolescentes y jóvenes que precisan rehabilitación tras recibir el alta hospitalaria, según han advertido desde la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).
Escrito por: Eva Salabert

20/07/2021

Más adolescentes con secuelas pos-COVID

En los servicios de rehabilitación de los hospitales españoles está aumentando cada vez más el número de adolescentes y jóvenes que necesitan ser valorados y tratados por especialistas en Medicina Física y Rehabilitación para eliminar o reducir las secuelas pos-COVID-19 tras haber recibido el alta hospitalaria, han informado desde la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).

Las secuelas de la infección por SARS-CoV-2 que sufren estos pacientes afectan al sistema respiratorio, nervioso y músculo-esquelético, según indican los médicos rehabilitadores, que destacan que el COVID-19 puede dejar secuelas en todas las edades. El aumento de pacientes jóvenes que necesitan rehabilitación se atribuye a que en la nueva ola de COVID-19 este sector de la población es el que registra un mayor número de infecciones porque todavía no han sido vacunados y también son susceptibles a presentar complicaciones

Tras superar un COVID grave el paciente puede sufrir “desde limitaciones físicas hasta trastornos de la deglución, limitaciones por la insuficiencia respiratoria o déficits cognitivos y conductuales”

Los expertos de la SERMEF recuerdan que los médicos rehabilitadores son “los médicos especialistas encargados de coordinar el tratamiento que necesitan estos pacientes, realizado por un equipo interdisciplinar que incluye fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas”, y explican que las intervenciones realizadas desde la Rehabilitación “permiten abordar las distintas secuelas que puede presentar un enfermo que ha sufrido COVID grave: desde limitaciones físicas hasta trastornos de la deglución, limitaciones por la insuficiencia respiratoria o déficits cognitivos y conductuales, que algunos casos se pueden prologarse en el tiempo y producir un COVID persistente”.

Secuelas tras el ingreso en UCI o síndrome post-UCI

Desde la SERMEF también han recordado que existe otro riesgo asociado al ingreso de los pacientes con COVID grave en las unidades de cuidados intensivos, el denominado “síndrome post-UCI, que produce secuelas por la afectación multiorgánica (daño en los diferentes aparatos: respiratorio, endocrino, sistema nervioso, etc.) y la inmovilidad durante la estancia hospitalaria que puede llegar a ser muy prolongada”.

“En algunos casos estas secuelas pueden persistir hasta meses después del alta hospitalaria –indican–. Es frecuente que los pacientes que han sufrido COVID presenten astenia y fatigabilidad, déficit muscular o falta de fuerza, así como problemas neurológicos (dolor, dificultad de concentración, etcétera)”.

“Siguiendo las normas de seguridad frente a la COVID-19 es posible y necesario conjugar el disfrute del tiempo de ocio del verano con la salud”

Las graves consecuencias que se ha comprobado que también tiene a largo plazo la infección por coronavirus ha hecho que los médicos rehabilitadores de España hagan un llamamiento “a la responsabilidad colectiva para que la ciudadanía sea prudente y siga las normas de seguridad frente a la COVID-19 (distancia de seguridad, limitar los contactos sociales, uso de mascarilla, lavado de manos, etcétera). Se trata de evitar, de esta forma, más propagación del coronavirus y sus consecuencias”.

“La ciudadanía, y por supuesto los sanitarios, estamos todos agotados por esta situación, pero es importante recordar que sabemos cómo prevenir los contagios. Siguiendo las normas de seguridad frente a la COVID-19 es posible y necesario conjugar el disfrute del tiempo de ocio del verano con la salud”, concluye la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física.

Fuente: Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD