Los test rápidos que detectan COVID-19 en 15 minutos llegan a España

La Comunidad de Madrid ha adquirido dos millones de test rápidos de antígenos para detectar la infección por coronavirus en solo 15 minutos, lo que acelerará la identificación de los positivos y el rastreo de sus contactos.
Escrito por: Eva Salabert

09/09/2020

Llegan a España los test rápidos que detectan COVID-19 en 15 minutos

Nuevos test rápidos para detectar el coronavirus, rápidos y sencillos de hacer, además de fiables y económicos, estarán disponibles en España en breve; de hecho, la Comunidad de Madrid ha anunciado que ha adquirido dos millones de test rápidos de antígenos point of care, desarrollados por Abbott, que ofrecen un diagnóstico de COVID-19 en solo 15 minutos y cuya eficacia es solo ligeramente inferior a la de la PCR, y son mucho más baratos, ya que cada unidad cuesta 4,5 euros, frente a los 150 euros de la PCR.

Así pues, la Comunidad de Madrid, una de las zonas de Europa más afectadas por la pandemia del SARS-CoV-2 será una de las primeras en utilizar este tipo de tecnología, que emplea un dispositivo portátil del tamaño de un teléfono móvil, y que facilitará la rápida detección de los infectados asintomáticos y el rastreo de sus contactos, y ayudará a mejorar el control de la pandemia porque se pueden repetir con regularidad. A Andalucía llegarán en breve 1 millón de estos kits, mientras que la consejera balear de Salud también ha revelado la compra de unidades de estos test rápidos de antígenos.

Cómo son los nuevos test rápidos de antígenos

Los resultados de los test de antígenos se conocen en 15 minutos, mientras que para conocer los de una PCR hay que esperar entre 24 y 48 horas, por ello la revista Science ha calificado a estos test como un “hito para la salud pública”. En ambos casos es necesario coger una muestra de la nariz con un hisopo, pero mientras que la PCR necesita de técnicas específicas de laboratorio, estos test buscan directamente las proteínas del virus, sin necesidad de un equipo adicional.

La eficacia de los test de antígenos para detectar el coronavirus es del cien por cien si se usan en las fases iniciales de la infección, sobre todo durante los tres primeros días

La eficacia de los test de antígenos es del cien por cien si se usan en pacientes en las fases iniciales del COVID-19, sobre todo durante los tres primeros días, por lo que la FDA (Agencia Americana del Medicamento) ha recomendado que se utilicen en estos casos. A partir del cuarto día su eficacia baja al 90%, aunque este porcentaje continúa siendo elevado.

Como señala el viceconsejero de Sanidad de Madrid, Antonio Zapatero, “si un ciudadano da positivo, sabemos con seguridad que se ha contagiado. Si es negativo y existen síntomas, entonces habría que recurrir a una PCR para completar el diagnóstico por si se hubiera producido un falso negativo. Utilizaremos los test rápidos como una ayuda más en el diagnóstico”.

La próxima semana llegarán a Madrid los primeros test, que se distribuirán preferentemente entre las residencias de mayores, los centros de atención primaria y los servicios de Urgencias. Gracias a su uso la comunidad estima que podrían evitarse entre un 30% y un 60% de las pruebas PCR.

La importancia de un diagnóstico rápido de COVID-19

Disponer de test rápidos para identificar a las personas infectadas por el coronavirus es clave para poder frenar la propagación del virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que en muchos casos los diagnósticos se demoran demasiado debido a la gran demanda para realizar PCR y a que los recursos son limitados, y por ello reconoce que el uso de test rápidos de antígenos point of care, que permite identificar a la mayoría de los afectados en una fase temprana de la infección, aislarlos de inmediato y reducir así la transmisión del virus, suponen un gran avance.

La prueba desarrollada por Abbott no es la único de estas características, sino que otras compañías están elaborando test similares, como la biotecnológica Vircell, cuyo test ya se está probando en varios hospitales españoles, y que también se usa en Italia para controlar el flujo de viajeros en los aeropuertos. Al ser más rápidos y económicos, estos test permitirán que se hagan controles frecuentes a la población, y se podrían emplear en los centros de trabajo, para controlar a los viajeros internacionales, e incluso antes de asistir a eventos multitudinarios como un concierto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD