OMS: las muertes por COVID duplican o triplican las cifras oficiales

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las cifras reales de fallecidos por COVID-19 a nivel mundial podrían ser 2 o 3 veces superiores –entre 6,8 y 10 millones de personas– a las notificadas oficialmente.
Escrito por: Natalia Castejón

24/05/2021

2 o 3 veces más muertes por COVID-19

Según los datos notificados oficialmente, la pandemia de COVID-19 ha acabado con la vida de unas 3,4 millones de personas en todo el mundo, según el ‘Informe de Estadísticas Sanitarias Mundiales de 2021’. Ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que estas cifras podrían llegar a ser dos o tres veces superiores a las oficiales, por tanto, los fallecimientos atribuibles al nuevo coronavirus podrían estar entre los 6,8 y los 10 millones.

Estos datos han sido obtenidos de las estimaciones preliminares del 31 de diciembre de 2020, que indicaban que durante el primer año de la pandemia fallecieron tres millones de personas, mientras que solo se notificaron 1.813.188 millones de decesos, por lo que se habrían dejado de contar aproximadamente 1,2 millones de muertes por este coronavirus.

En Europa se han notificado 600.000 muertes por COVID-19, cuando según las estimaciones de la OMS podría estar entre los 1,1 y 1,2 millones de fallecidos

En el caso de América, se han reportado oficialmente 900.000 muertes por el COVID-19 en 2020, cuando según las estimaciones de la OMS, basadas en modelos matemáticos, podrían estar realmente entre 1,2 y 1,5 millones. Por su parte, en Europa se cree que habría entre 1,1 y 1,2 millones de fallecidos, el doble de los 600.000 registrados.

La OMS estima que el 40% de los países registran al menos el 90% de las muertes y sus causas. En cualquier caso, muchos países carecen de sistemas de registro con la capacidad de proporcionar datos precisos defunciones y causas de defunción. Una evaluación reciente de la capacidad de los sistemas de información sanitaria en 133 países encontró que el porcentaje de muertes registradas variaba del 98% en la región europea a solo el 10% en la región africana.

Los países también utilizan diferentes procesos para probar e informar las muertes por COVID-19, lo que dificulta las comparaciones. Para superar estos desafíos, muchos países han recurrido al exceso de mortalidad como una medida más precisa del verdadero impacto de la pandemia.

Fallecidos sin test de COVID

La OMS alerta de que la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 afecta desproporcionadamente a las poblaciones más vulnerables y especialmente a las zonas superpobladas. Por lo tanto, esta enfermedad supone una importante amenaza para la salud y el bienestar de la población mundial y se interpone en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Las muertes directas por la COVID-19 representan una fracción del verdadero impacto que ha tenido la pandemia. Los reportes ofrecen una foto incompleta de la situación, entre otras cosas porque mucha gente murió antes de poder someterse a un test de COVID”, ha explicado Willian Msemburi, analista de datos de la OMS.

Además de los muertos directamente por el virus SARS-CoV-2, también existe la certeza de que muchas otras personas fallecieron por el impacto de la pandemia en el sistema sanitario, pues en consecuencia de la saturación y del miedo a acudir a los centros médicos, han sido muchos los que han interrumpido los tratamientos para sus enfermedades crónicas y han ido aplazando las consultas sobre síntomas que podrían haber hecho que se diagnostique de manera precoz algunas enfermedades como el cáncer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD