OMS nombra variante Lambda a la cepa predominante en Latinoamérica

La OMS ha designado a la variante del virus SARS-CoV-2 presente en Latinoamérica con el nombre de ‘Variante Lambda’ y ha informado que debe ser considerada de interés por el número de casos que está causando.
Escrito por: Natalia Castejón

16/06/2021

Lambda: variante COVID de Latinoamérica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que la variante del SARS-CoV-2 presente en Latinoamérica, que se detectó por primera vez en Perú en agosto del 2020, debe ser considerada de interés por el número de casos que se están presentando, además, la han designado como ‘Variante Lambda’ para poder diferenciarla de manera sencilla.

Hasta ahora la variante C.37, nombre científico de la mutación, se había conocido como variante andina, pero la OMS ha querido asignarle el nombre de una legra griega, como decidió hacer hace unas semanas para poder evitar que se denominen con el nombre de los países en los que se detectaron por primera vez y se les estigmatice por ello.

La OMS se está planteando el incluir la Variante Lambda dentro de las cuatro más preocupantes, junto a Alfa, Beta, Gamma y Delta

A día de hoy, según datos proporcionados por la OMS, esta variante se ha detectado en pacientes de 29 países diferentes, lo que indica que el virus se está moviendo alrededor del mundo y que se debe tener en cuenta para intentar frenarlo cuanto antes. Es por ello, que se están planteando incluir a la variante Lambda dentro de las cuatro que más preocupan en el mundo, que incluyen también a la Alfa, Beta, Gamma y Delta, conocidas como variantes de preocupación.

Aumentan los casos de la variante Lambda en los últimos tres meses

“La variante C.37 ha sido detectada principalmente en Perú y en Chile, donde ha incrementado su transmisión durante los últimos tres meses. Ha sido también detectada de manera esporádica en Estados Unidos, Brasil, Ecuador, México y en Argentina. Se ha detectado también en algunos países de Europa”, expone Sylvain Aldighieri, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Existe evidencia epidemiológica y genética evolutiva que indica que esta variante es diferente al resto, y que sus mutaciones podrían tener un impacto que todavía no se sabe, pues no se ha estudiado su transmisibilidad, los niveles de eficacia de las vacunas contra el COVID-19 que se están administrando en el mundo, si esta variante Lambada causa o no casos más severos o si tiene una manifestación clínica diferente.

Esta llamada de atención de la OMS implica que los países empiecen cada vez más a rastrear esta variante, que las empresas farmacéuticas y los laboratorios científicos empiecen a evaluar si las vacunas que se están administrando tienen suficiente eficacia contra la Variante Lambda y que se destinen más fondos y recursos para investigar todo sobre ella.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD