PUBLICIDAD

Asocian la obesidad en hombres a un descenso de la testosterona

La obesidad es el factor que más influye en la reducción de los niveles de testosterona en hombres jóvenes sin diabetes, según un estudio cuyos autores advierten de los problemas de salud asociados al déficit de esta hormona.
Escrito por: Caridad Ruiz

23/10/2019

Joven obeso

A las enfermedades asociadas a la obesidad se añade ahora un nuevo problema de salud, y es que el exceso de peso en hombres jóvenes también provoca un descenso en los niveles de la testosterona –la hormona masculina–, según revela un estudio realizado por científicos del CIBEROBN, adscritos a la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, que se ha publicado en la revista Obesity

En la investigación se analizó a 266 hombres no diabéticos menores de 50 años con obesidad, procedentes de seis centros de salud del área de Málaga, con el fin de conocer la prevalencia de hipoandrogenemia o déficit de testosterona en población joven. Así encontraron que el 25,6% tenía niveles reducidos de testosterona, y que esta proporción incluso aumentaba al 80% en el caso de los varones con un índice de masa corporal superior a 40, es decir, con obesidad extrema.

El déficit de testosterona afecta a la salud cardiovascular

Este descenso de la testosterona en hombres jóvenes puede provocar infertilidad, ya que interviene en la producción de espermatozoides. Pero este no es el único trastorno que conlleva para la salud de los varones que los niveles de esta hormona se encuentren bajos, ya que la hipoandrogenemia aumenta el riesgo de sufrir complicaciones y enfermedades como pérdida de masa muscular, osteoporosis, resistencia a la insulina, hipertensión arterial, síndrome metabólico, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y disfunción eréctil.

El 80% de los hombres con obesidad extrema (con un IMC superior a 40) presentaban un déficit de testosterona

La investigación muestra que el exceso de peso es el factor que más negativamente impacta sobre los niveles de testosterona, pero que no es el único, ya que en la hipoandrogenemia también influyen la edad –la testosterona a partir de los 30 años cae un 1% por cada año– y algunas patologías, así como la reducción en las concentraciones plasmáticas de la hormona luteinizante (LH) segregada por la glándula pituitaria o hipófisis, que estimula la producción de testosterona en los testículos. Por ello en el estudio únicamente han participado varones menores de 50 que no padecían diabetes ni otras enfermedades crónicas.

María Molina Vega, una de las autoras del estudio, ha señalado que la obesidad es una de las mayores epidemias actuales, que afecta a 700 millones de personas en todo el mundo y a más de un 20% de la población española. Por eso estos investigadores creen que hay que establecer campañas para prevenir el exceso de peso y promover un estilo de vida saludable, y así evitar los problemas de salud que conlleva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD