PUBLICIDAD

Estiramientos en la tercera edad
Los estiramientos son muy beneficiosos para los adultos mayores porque previenen malas posturas y lesiones, mejoran la capacidad física y reducen el estrés. Descubre los ejercicios que más te convienen y cómo realizarlos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

7 consejos para que los mayores realicen estiramientos de forma segura

Aunque dependerá de cada persona, de su estado de salud, y de su condición física, lo recomendable es que sea un especialista quien planifique una rutina de estiramientos; además, estos consejos pueden ayudar a que los adultos mayores los realicen sin ningún contratiempo:

  1. Comienza a estirar de forma progresiva. Si nunca has realizado estos ejercicios, empieza poco a poco, sin excederte ni forzar los músculos para evitar hacerte daño. Cuando ya conozcas tu cuerpo y tus límites podrás ir progresando paulatinamente.

  2. Elige el tipo de estiramientos más adecuado en cada momento. Si practicas ejercicio, aunque solo sea pasear a ritmo moderado, realiza estiramientos dinámicos antes de comenzar, y estáticos cuando termines.

  3. Mejor en caliente. Lo ideal es hacer los estiramientos con el cuerpo caliente, pero si previamente no has realizado otro ejercicio y quieres estirar, puedes hacerlo después de realizar las tareas de la casa o cuando vuelvas de comprar el pan. Reserva todos los días unos 10 o 15 minutos para hacer una rutina de estiramientos porque te ayudará a aliviar el dolor en ciertos músculos, ganarás flexibilidad y movilidad y será un momento de relajación.

  4. No realices rebotes cuando estires, es decir, mantén la posición del estiramiento durante unos 20 segundo sin cambiarla, y cuando pase este tiempo retoma la posición inicial.

  5. Concéntrate en cada movimiento que realices para hacerlo bien y conseguir un efecto relajante. Si estiras las piernas céntrate en lo que sientes en las pantorrillas, los cuádriceps, las inglés, etcétera; en el caso de los brazos la tensión la notarás en los bíceps y tríceps; y si buscas estirar la espalda céntrate en la parte superior e inferior de esta, el cuello y los hombros.

  6. Consulta al especialista si tienes dudas o siempre que sea necesario. Ante una lesión puntual, o una limitación física esporádica, puedes consultar a un especialista qué ejercicios alternativos a los que realizas normalmente puedes ejecutar.

  7. No fuerces los músculos ni la postura. Nunca llegues al extremo, es decir, tienes que notar el estiramiento, pero en una posición cómoda y sin sentir dolor. Si llegas a un punto en que te duele, retoma la posición inicial poco a poco.

Actualizado: 3 de Mayo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD