PUBLICIDAD

Tercera edad
Jubilación, cómo afrontarla
El fin de la vida laboral es un respiro para unos, pero para otros puede ser el comienzo de una etapa difícil, donde no se sienten útiles ni valorados. Te aconsejamos cómo adaptarte a la jubilación y sacarle partido.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Fases de adaptación a la jubilación

Fases de la jubilación

En los primeros días de jubiliación te sientes como si estuvieras de vacaciones de luna de miel.

Para ser capaz de disfrutar de la jubilación el individuo deberá pasar progresivamente por diferentes fases, no siendo hasta la última donde el ex trabajador acepte de verdad que está jubilado y empiece a disfrutar de esta etapa. Las fases a las que nos referimos son:

  • Luna de miel: ocupa los primeros días inmediatamente después de jubilarse. El trabajador se siente como en vacaciones pero sin la presión de ver cómo acaban los días. Los planes y elevadas expectativas respecto a lo que se va a hacer puede traer como consecuente que la persona se sienta feliz de estar jubilada.
  • Decepción o hiperactividad o astenia: pasado el primer mes puede que las cosas no empiecen a ser como se esperaba. Aparece la tristeza o la frustración, que, a veces, se quiere contrarrestar con la hiperactividad, mientras que en otros casos el individuo se sumerge en una apatía importante.
  • Reorientación: la etapa anterior obliga al individuo a buscar nuevas respuestas más realistas y ajustadas a su nueva situación. Este cambio de pensamiento traerá consigo un importante y necesario cambio de conducta.
  • Acomodación a la situación actual: progresivamente el individuo acepta que está jubilado y se adapta satisfactoriamente a su situación alcanzando un equilibrio entre sus posibilidades y recursos.

Actualizado: 25 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD