PUBLICIDAD

Tercera edad
Ciudades amigables con las personas mayores
Las ciudades amigables con los mayores tienen el objetivo de crear entornos y adaptar servicios para las personas de la tercera edad, promoviendo el envejecimiento activo y su participación en la sociedad.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Qué son las ciudades amigables con las personas mayores

Hoy en día las personas viven más que hace un siglo. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España hay 8.657.705 personas que sobrepasan los 65 años, lo que supone un 18,4% del total de la población, y se estima que para 2050 esa cifra aumente hasta el 32%. Para hacer frente a este gran cambio demográfico de envejecimiento, que tiene lugar de similar manera en todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso en marcha en 2007 un proyecto que denominó Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.

Con esta iniciativa se pretende agrupar las localidades que tienen una política de creación de entornos y servicios que mejoran el día a día de las personas mayores, participando en la sociedad y teniendo un envejecimiento activo y saludable. A día de hoy la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores cuenta con un total de 500 ciudades con este reconocimiento, que se distribuyen en 37 países diferentes.

Ciudades amigables
Dentro de las ciudades amiglables encontramos entornos donde los adultos mayores pueden realizar actividades de ocio.

Los ayuntamientos que quieran ser reconocidos como ciudades amigables con la tercera edad deben impulsar numerosas mejoras en ocho áreas del entorno urbano y social que afectan a las personas mayores:

  1. Espacios al aire libre y edificios: zonas verdes cuidadas y limpias, con bancos para descansar, aceras en buen estado para evitar caídas, pasos de peatones seguros, edificios con ascensores o escaleras mecánicas o baños públicos adecuados.
  2. Transporte: desplazamientos disponibles, accesibles y asequibles, que ofrezcan seguridad, que estén adaptados a los adultos mayores y pasen con suficiente frecuencia.
  3. Vivienda: viviendas a costes asequibles para las personas mayores, modificaciones para adaptarlas a las situaciones de sus habitantes y situadas cerca de los principales servicios.
  4. Respeto e inclusión social: los mayores no tienen que sentirse discriminados en función de su edad, por lo que se harán programas de interacciones intergeneracionales.
  5. Participación social: promoción de actividades culturales y de ocio para la tercera edad, abordando el aislamiento e integrando cualquier generación, cultura o comunidad.
  6. Participación cívica y empleo: voluntariado para la tercera edad, opciones de empleo adaptado, fomento de la participación cívica y valoración de las contribuciones de los más mayores.
  7. Comunicación e información: es recomendable dotar de información con formatos y diseños claros para los mayores sobre lo que acontece a su alrededor.
  8. Apoyo comunitario y servicios de salud: las personas de avanzada edad deben de poder acceder a servicios públicos de calidad, cuidados domiciliarios, servicios comunitarios y la ayuda de voluntarios.

Para obtener más información sobre las ciudades amigables con las personas mayores, tanto como ciudadano o como ayuntamiento que quiera adherirse a esta iniciativa, te recomendamos consultar la página web oficial que el Imserso ha abierto para responder todas las dudas sobre el proyecto.

Actualizado: 14 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD