PUBLICIDAD

Tercera edad
España sobre raíles
Transitar por la cornisa cantábrica o descubrir las principales ciudades andaluzas a bordo de un tren histórico de lujo es una experiencia inolvidable. Descubre por qué viajar en trenes turísticos es una opción ideal para seniors.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Tren Al Ándalus, viaje de Reyes

Tren Al Ándalus

Renfe operadora: Tren Al-Ándalus. Flickr

Subir a bordo del tren Al-Ándalus significa viajar en el tiempo, pues los vagones que ahora acogen al turista fueron utilizados a comienzos del siglo pasado para transportar a la monarquía europea en sus escapadas por la costa francesa, desde Calais a la Costa Azul.

Lo que en su día fue un tren de Reyes, un auténtico palacio sobre raíles, ahora recibe al afortunado viajero dispuesto a embarcarse en una aventura cultural única. La experiencia no defrauda. La elegancia y excepcionalidad de los coches salón y las lujosas habitaciones, así como sus amplios espacios, le han hecho merecedor de entrar en la lista de los 25 trenes turísticos más lujosos del mundo.

Por Andalucía en primavera y otoño

El recorrido que realiza el tren Al-Ándalus varía en función de la temporada. Durante la primavera y el otoño los vagones recorren el corazón de Andalucía para gozo del huésped. El trayecto parte desde Sevilla y el punto de encuentro no podía ser más emblemático, pues a los viajeros se les recoge en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, el más histórico de la capital del Guadalquivir. Después de conocer la ciudad, el viaje comienza rumbo a Jerez, donde se pernocta.

El segundo día se realiza una visita a Jerez y alguna de sus afamadas bodegas, para después disfrutar de un espectáculo de baile ecuestre. La comida se realiza en Sanlúcar de Barrameda, frente a Doñana.

Tren Al-Ándalus
Renfe operadora: Tren Al Ándalus. Salones. Flickr

El tercer día es el turno de descubrir la ciudad de Cádiz, hasta donde se llega en autobús, para acabar la jornada rumbo a la hermosa ciudad de Ronda, donde se hace noche. La cuarta jornada comienza, tras el desayuno a la carta en el tren, visitando Ronda, con su impresionante paisaje sobre la roca y su indiscutible plaza de toros.

El quinto día el tren toma rumbo hacia Granada, donde resulta obligado perderse entre los jardines y estancias de La Alhambra. Después del almuerzo, es el turno de callejear por sus estrechas calles, perderse en el Sacromonte y contemplar el gran monumento desde el Mirador de San Nicolás, para regresar al tren a cenar y disfrutar de una agradable velada.

Córdoba
Puente romano y Mezquita (mezquita-catedral) en el río Guadalquivir.

La aventura continúa en dirección hacia Córdoba, desde donde se toma el autobús para visitar las ciudades Patrimonio de la Humanidad de Úbeda y Baeza, dos enclaves turísticos de la provincia de Jaén que sorprenden por su serena belleza. El séptimo y último día es el turno de disfrutar de Córdoba y su pasado califal, visitando la Mezquita y perdiéndose por sus callejuelas. De regreso al tren, es el momento de almorzar mientras los raíles llevan al viajero hasta Sevilla, fin del trayecto.

Granada
Alhambra de Granada, España.

El viaje en el Al-Ándalus tiene una duración de ocho días y siete noches y el billete de estancia completa puede adquirirse desde 3.600 euros por persona en habitación gran clase de acomodación doble.

Por Extremadura en verano

Durante el verano, los históricos vagones del tren Al-Ándalus cambian de territorio para adentrarse en tierras extremeñas. En concreto, el recorrido parte desde Sevilla para dirigirse a la localidad extremeña de Zafra, histórica ciudad con pasado industrial que ha sabido conservar su encanto. El siguiente alto en el camino es Mérida, Patrimonio de la Humanidad por su legado romano único, pues su teatro es uno de los mejor conservados del mundo.

Al día siguiente, después de un gran desayuno de productos locales a cargo del chef extremeño con estrella Michelin Toño Pérez, es el momento de descubrir la monumental ciudad de Cáceres, cuyo casco histórico también está declarado Patrimonio de la Humanidad. La comida en la ciudad se realiza en el restaurante Atrio, dirigido por Toño Pérez, el chef más reputado de Extremadura. Después de tiempo libre por la ciudad, el tren toma rumbo hacia el Parque Natural de Monfragüe, donde se hace noche.

Toledo
Panorámica de la ciudad de Toledo

La jornada siguiente se destina a adentrarse en la belleza natural del parque, para después seguir rumbo hacia la monumental Toledo, ciudad que se recorre durante toda la mañana siguiente. En la quinta jornada, además de Toledo también se descubre Aranjuez, ya en la provincia de Madrid, con su espectacular Palacio Real y sus jardines. Por último, el viaje concluye entrando en la capital española, donde se recorre también su Palacio Real y se almuerza para poner el broche final a la aventura.

La ruta extremeña, de cinco noches y seis días, puede reservarse desde 2.100 euros el viaje completo en estancia doble.

Actualizado: 13 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD