PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cuidados para tu piercing
Si has decidido ponerte un piercing, estos consejos sobre las precauciones que debes tomar al hacerlo y los cuidados que precisa durante la cicatrización, te permitirán lucirlo sin dañar tu piel, y evitar complicaciones.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Consejos para cuidar tu piercing

Chica cuida su piercing del labio

Una higiene adecuada es clave para evitar que la zona del piercing se infecte.

Muchas de las complicaciones que aparecen después de ponerse un piercing están relacionadas con la higiene de la zona donde se encuentra la perforación. Por eso, es fundamental llevar a cabo una limpieza diaria adecuada hasta que el orificio haya cicatrizado completamente. De lo contrario, lo mínimo que te puede suceder es que la herida se infecte y al final sea necesario retirar el adorno.

Los cuidados necesarios para tu piercing son muy similares independientemente de la parte del cuerpo donde esté situado, excepto en la zona de la boca, donde hacen falta una medidas diferentes por las condiciones en las que se encuentra. Estos consejos básicos te ayudarán a cuidar tu piercing:

En el caso de los piercing corporales y faciales, deben seguirse, dos veces al día, los siguientes pasos que te proporcionarán una higiene adecuada:

  • El cuidado de tu piercing comienza por lavarse bien las manos con agua y jabón antes de tocarlo.
  • A continuación, hay que humedecer la piel alrededor del piercing, por ejemplo con un bastoncillo, para ablandar las costras que se hayan formado y retirarlas sin esfuerzo. En este sentido, procura no apretarlas ni arrancarlas cuando están secas, pues así puedes infectar el agujero.
  • Después tienes que lavar bien la perforación con jabón neutro y, a continuación, aclarar la zona con agua abundante.
  • Una vez hayas retirado todo el jabón, rocía el piercing con suero fisiológico asegurándote de que entra en el orificio.
  • Por último, seca la piel con cuidado ayudándote de una gasa esterilizada o un bastoncillo. No utilices las manos, ni toallas ni algodón, porque pueden facilitar que la herida se infecte.

Los piercing orales, por su parte, necesitan otro tipo de cuidados debido a la zona en la que se encuentran. Básicamente consiste en limpiar la boca varias veces al día con un enjuague antibacteriano sin alcoholes, especialmente después de cada comida. Para ello, debes diluir la solución que utilices en un poco de agua y enjuagarte durante al menos medio minuto. Esto debe ir acompañado de un cepillado de los dientes, al menos tres veces al día.

Es muy importante seguir unos cuidados constantes durante todo el proceso de cicatrización del piercing, cuya duración variará según la zona del cuerpo donde se encuentre. El periodo puede ir desde las aproximadamente seis semanas que tarda el lóbulo de la oreja, la ceja o la nariz, hasta los más de cuatro meses que se prolonga en el caso del ombligo. Pregunta al profesional que te ponga el ornamento durante cuánto tiempo debes limpiar el orificio, pero no seas impaciente, puesto que unos días menos de higiene pueden suponer unos meses más de complicaciones.

Lo que debes evitar durante la cicatrización del piercing

Piercing en el ombligo

Además de mantener una higiene adecuada, debes evitar ciertas conductas mientras el piercing se está curando:

  • No utilices ropa ceñida o complementos que rocen el piercing o puedan incluso desgarrarlo.
  • No te quites el piercing original hasta que cicatrice. Si por cualquier motivo no te queda más remedio que hacerlo, intenta tener otro de reserva, de un material no metálico, para que no se cierre el agujero.
  • Si tienes el pendiente en la boca no fumes, bebas alcohol, mastiques chicle, comas alimentos picantes, ácidos o salados, ni tomes bebidas calientes.
  • No apliques alcohol o agua oxigenada sobre la perforación porque puede retrasar la cicatrización.
  • Trata de no manipular ni quitarte el piercing original mientras la herida se está cerrando.
  • No extiendas sobre el orificio maquillaje o cremas.
  • Los baños de inmersión en la piscina o los spa quedan descartados.
  • No practiques sexo oral o intercambio de fluidos si el piercing está en la boca o los genitales.

Actualizado: 25 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los pacientes supervivientes de cáncer solicita algún tratamiento estético
'Fuente: 'Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)''

PUBLICIDAD