PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Ejercicios pliométricos
¿Buscas perfeccionar tu práctica deportiva o mejorar tus marcas? Quizá deberías probar con los ejercicios pliométricos, basados sobre todo en los saltos y en la contracción rápida y explosiva de los músculos.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Qué son los ejercicios pliométricos

¿Qué haces cuando quieres saltar más alto? Te agachas para “tomar impulso”, ¿no? En esto es en lo que se basa precisamente la pliometría: contraer rápidamente el músculo para conseguir una mayor potencia. Y es que el ejercicio pliométrico es muy breve, pero mucho más intenso y efectivo, y está pensado para cuando se requiere realizar una actividad rápida.

La pliometría aúna dos tipos de entrenamientos: aeróbico y de fuerza. Busca extrapolar una serie de actos que se dan en el deporte, principalmente, los saltos y el aterrizaje tras ellos, y trabajarlos de manera externa. Se trata de ejercicios rápidos y explosivos que buscan maximizar la práctica deportiva y, a su vez, interiorizar los movimientos para que estos se vuelvan más veloces y efectivos. Y es que los ejercicios pliométricos buscan entrenar biomecánicamente ciertos movimientos para fortalecer los músculos, tendones y ligamentos.

¿Por qué Iker Casillas se agacha cuando le van a lanzar un penalti? ¿Y Gasol en el salto inicial? ¿Por qué Rafa Nadal lo hace cuando va a recibir un saque? ¿Y Usain Bolt al salir de tacos? Con este simple gesto, todos estos deportistas de élite acumulan energía gracias a la contracción de los músculos y, de esta manera, se encuentran preparados para llevar a cabo un movimiento de aceleración extremadamente potente y rápido; y es que, para ellos, una pequeña diferencia de tiempo puede marcar su resultado entre ganar o perder un partido, una competición, o una medalla de oro. Por lo tanto, el rendimiento deportivo se mejora con los ejercicios pliométricos.

Ejercicios pliométricos para recuperación de lesiones

No obstante, los ejercicios pliométricos no son sólo adecuados para el entrenamiento deportivo, ya que se pueden utilizar para la recuperación de lesiones del tren inferior, en un plan de entrenamiento que siempre debe ser supervisado por profesionales como médicos deportivos o fisioterapeutas. En estos casos, es conveniente que el deportista pese dos test para comprobar si ya está lo suficientemente recuperado para hacerlo:

  • Test de estabilidad estática: marca nuestra capacidad para mantener el equilibrio. Durante 30 segundos se tiene que mantener el equilibrio sobre la pierna sana (primero con los ojos abiertos y luego cerrados) y, luego, con la pierna lesionada, que deberá aguantar el tiempo que marque la persona encargada de hacernos este test, puesto que él conocerá la evolución de nuestra lesión. Para este test se requiere una tabla conectada a un ordenador que marcará todas las oscilaciones y movimientos que hacemos mientras tratamos de mantener el equilibrio. Por eso debe ser realizado por profesionales.
  • Test de movimiento dinámico: se encarga de medir nuestra habilidad para realizar los ejercicios pliométricos (diferentes tipos de saltos, movimientos explosivos…).

Actualizado: 17 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''