Google+
YouTube

Embarazo

Contracciones uterinas
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
¿Qué función cumplen?, ¿cómo se producen?, ¿duelen?, ¿cómo identifico si son indicadoras de parto?... Cualquier duda que tengas acerca de las contracciones encontrará respuesta en este artículo.

Contracciones uterinas

En primer lugar, para entender cuál es su papel, explicaremos cómo se producen las contracciones uterinas:

Cómo se producen las contracciones

Durante el embarazo, el feto crece en el interior del útero. Este órgano no es más que un músculo en forma de bolsa con una abertura estrecha hacia la vagina (el cuello del útero) y que, como todo músculo, es capaz de acortar sus fibras al contraerse.

El útero está formado por células musculares lisas, es decir, células musculares que se contraen de forma involuntaria, sin que la mujer pueda controlar cuándo se contraen o se relajan. Estas células tienen receptores específicos para hormonas, que aumentan o disminuyen durante el embarazo, influyendo así en la contracción uterina:

  • Estrógenos: en general favorecen las contracciones uterinas. Aumentan la concentración de proteínas esenciales para la contracción muscular, como la miosina, y también aumenta el número de receptores para otras hormonas que estimulan la contracción uterina, como la oxitocina, y favorecen la propagación del estímulo eléctrico que desencadena las contracciones.
  • Progesterona: impide las contracciones uterinas. Disminuye la efectividad del impulso eléctrico que desencadena la contracción uterina, y además impide que las células musculares se relacionen entre sí para contraerse al unísono.
  • Oxitocina: favorece la entrada de calcio a las células musculares; es un elemento esencial en la contracción muscular. En ocasiones, los ginecólogos emplean esta hormona para provocar el parto.
  • Prostaglandinas: tienen un efecto parecido a la oxitocina, sólo que se forman en el propio útero.

Durante la gestación, los niveles de estas hormonas aumentan o disminuyen en el organismo de la mujer. De forma general, podemos decir que los niveles de progesterona disminuyen paulatinamente, facilitando así las contracciones uterinas, y además al mismo tiempo los niveles de estrógenos aumentan, haciendo que el útero se encuentre todavía más predispuesto a generar contracciones. Sin estos dos cambios no sería posible que comenzaran las contracciones uterinas eficaces para el parto, pero lo que verdaderamente desencadena este tipo de contracciones es la presencia de prostaglandinas y oxitocina.

Las prostaglandinas se producen en las membranas de la placenta que envuelven al feto cuando sufren algún estrés. Por ejemplo, cuando se rompen las membranas o hay una pequeña infección bacteriana, hechos que se creen muy relacionados con la causa inicial del parto. Estas prostaglandinas son muy importantes para que comiencen las primeras contracciones eficaces del parto que empujan al feto pelvis abajo, hacia el cuello del útero. A ese nivel de la pelvis se encuentra el ganglio de Lee-Frankenhäuser, un ganglio nervioso que, cuando el feto desciende, se comprime y manda señales nerviosas a la pituitaria del cerebro, donde se forma y se libera oxitocina; esto se conoce como reflejo de Ferguson. Esta hormona es esencial para mantener durante todo el parto las contracciones que han comenzado en el útero.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 04/02/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Isabel Ramírez

Experta en métodos anticonceptivos

“La píldora del día después que se dispensa libremente en la farmacia no tiene ninguna contraindicación y no es abortiva, porque impide la ovulación, pero no impide el desarrollo del embrión ya formado”

 

40% de las mujeres de mediana edad sufre incontinencia

El embarazo y el parto debilitan la musculatura pélvica y favorecen la aparición de incontinencia. Los expertos aconsejan los ejercicios de Kegel para mantener el tono muscular y prevenir este trastorno.

Fuente: 'Observatorio Nacional de la Incontinencia'

 

PUBLICIDAD