PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

Viajar estimula al cerebro y lo hace más plástico y creativo

Al viajar experimentamos sensaciones nuevas, conocemos lugares y personas diferentes, y debemos enfrentarnos a retos, lo que estimula al cerebro, potencia la neuroplasticidad, y aumenta la reserva cognitiva.
Una pareja de adultos mayores consulta una guía de viaje en una ciudad

Los viajes también nos permiten caminar, realizar actividades culturales, o practicar algún deporte, lo que favorece mantener una actitud positiva.

29 de Agosto de 2016

Viajar conlleva experimentar nuevas sensaciones, conocer nuevos lugares y personas, y también permite enfrentarse a retos y situaciones que demandan toda nuestra atención y capacidades, por lo que se trata de una actividad ideal para estimular al cerebro y mantenerlo sano, que resulta beneficiosa a todas las edades, incluso para aquellos pacientes que sufren una enfermedad neurológica.

Diversas investigaciones científicas han demostrado que el aprendizaje supone un desafío para la mente y contribuye a desarrollar conexiones neuronales, por lo que cada vez que aprendemos algo nuevo estamos también entrenando al cerebro, y originando sinapsis o conexiones entre las neuronas, de forma que se potencia la neuroplasticidad y aumenta nuestra reserva cognitiva.

Al viajar -sobre todo a un lugar desconocido- obligamos al cerebro a mantenerse en un proceso continuo de solución de problemas y superación de desafíos

Viajar en nuestro tiempo de ocio nos genera felicidad y disminuye los niveles de estrés, al tiempo que nos impulsa a mantenernos activos física y mentalmente, lo que tiene un impacto beneficioso sobre la salud cerebral. Mientras que la rutina es perjudicial para la mente, al viajar -sobre todo si se trata de un lugar desconocido- obligamos al cerebro a mantenerse en un proceso continuo de solución de problemas y superación de desafíos.

Y es que, como explica el Dr. José Manuel Moltó, Vocal de la Sociedad Española de Neurología, cuando viajamos necesitamos aprender y memorizar todo aquello que nos resulta extraño hasta normalizarlo y conocerlo bien, y esto es un desafío para nuestro cerebro y constituye una especie de entrenamiento acelerado. El experto añade que, además, los viajes tienen otros beneficios para la salud, ya que en su transcurso solemos caminar más, hacer excursiones y actividades culturales, o practicar algún tipo de deporte. Y, por si todo esto no fuera suficiente, las gratas emociones que experimentamos nos ayudan a mantener una saludable actitud positiva.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''