Productos para la higiene del bebé
La delicada piel del bebé requiere muchos mimos y por eso debes conocer todos los productos que no pueden faltar en su canastilla para una higiene completa y adecuada, tanto fuera como dentro de casa.

5 claves sobre la higiene del bebé

Un bebé relajado en la bañera mientras su mamá le baña
No es necesario bañar al bebé a diario, porque la piel sana tiene su propios mecanismos de autolimpieza; bastará con hacerlo dos o tres veces a la semana.

Actualizado: 26 de marzo de 2021

Aquí tienes algunas recomendaciones y consejos para que pongas en práctica unas buenas medidas de higiene del bebé; además de ciertos trucos que te serán de mucha utilidad:

  • Higiene del bebé: el baño

    Evitar una higiene excesiva

    Muchos padres se obsesionan con la higiene de su pequeño, pero tal y como indica la Asociación Española de Pediatría no es necesario bañar al bebé a diario, porque la piel sana tiene su propios mecanismos de autolimpieza. Bastará con hacerlo dos o tres veces a la semana, ya que demasiada higiene puede perjudicar al manto lipídico protector de la piel y favorecer las alergias, ya que afecta al sistema inmunológico que está aprendiendo a defenderse. Eso sí, la zona del pañal y las manitas del bebé siempre tienen que estar bien limpias.

  • Higiene del bebé: productos naturales y ecológicos

    Adquirir productos naturales y ecológicos

    Estos productos eco están cada vez más presentes en la canastilla de nuestro bebé. Con ingredientes como salvado de trigo, caléndulaaceite de oliva o jojoba (en vez de químicos) tienen propiedades dermocosméticas que dan muy buenos resultados y ayudan a que la higiene sea más suave. Presentados en forma de cremas, lociones, aceites hidratantes, geles, champús o bálsamos configuran amplias gamas de producto que se adaptan a cualquier necesidad. Incluso podemos añadir unas gotitas de aceite de almendras al agua del baño.

    Recuerda que siempre hay que leer bien la composición de estos productos porque algunos no son totalmente naturales e incluyen conservantes y otros aditivos.

  • Higiene del bebé: envases de los productos

    Fijarse en los envases de los productos

    Por seguridad y por cuestiones prácticas, cuando se trata de cosmética infantil es importante poner atención en este punto. Por ejemplo, desde la Dirección de Calidad del Medicamento y la Asistencia Sanitaria del Consejo de Europa (EDQM) señalan que deben tener un sistema de apertura y cierre que impida que los pequeños accedan a su contenido, que el diseño exterior del envase ha de ser de un material adecuado y no presentar riesgos de lesiones físicas; y que los componentes del envase que puedan separarse, como tapones o dosificadores, tienen que ser lo suficientemente grandes para que el niño no pueda tragarlos o aspirarlos.

    Además, indican que los envases que se asemejen a juguetes y puedan usarse como tales (frascos en forma de muñecas, por ejemplo) deben cumplir con las normativas relativas tanto a productos cosméticos como a juguetes. También siempre que sea posible evita los envases de cristal. Ten en cuenta que productos como geles y champús se suelen usar con las manos mojadas y es fácil que se caigan y se rompan.

    Y en el plano más práctico, procura comprar productos con dosificador. Facilitan su aplicación ya que normalmente tendrás las manos ocupadas ¡sujetando a tu bebé!   

  • Higiene del bebé: secado

    Realizar siempre un secado concienzudo

    La humedad es amiga de las bacterias y los gérmenes. Por eso es fundamental secar muy bien al bebé tras el baño: dando toques suaves en vez de frotando, pero insistiendo en los pliegues, es decir, los codos, la parte de atrás de las rodillas, el cuello, entre las piernas…

  • Higiene del bebé: evitar la colonia

    Evitar la colonia

    es muy agradable el olor de ciertas colonias de bebé, pero no es conveniente para ellos. Además de agua, estos productos contienen distintos aceites para disolver las fragancias y pueden incluir alcohol y otros ingredientes potencialmente irritantes y alergénicos. Así, lo mejor es no ponerle colonia al bebé durante las primeras semanas de vida. Posteriormente podemos echar un poco en la ropa, pero nunca directamente sobre su piel.

Creado: 25 de noviembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD