PUBLICIDAD

Bebés y niños
Actividades y juegos para hacer en casa
Fines de semana, vacaciones, días de lluvia… a veces no apetece o no podemos salir de casa y tenemos que estrujarnos la imaginación para entretener a nuestros hijos. Te damos ideas para todos los gustos.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Juegos en casa para niños para jugar en compañía

Estas son algunas ideas de juegos en compañía para los niños para que se mantengan entretenidos sin salir de casa:

Caliente o frío

Se esconde un objeto que el niño tiene que encontrar. Lógicamente tiene que estar en algún lugar que le resulte accesible, no en el fondo del maletero del armario de dos metros y medio de altura. Se le dan pistas, diciendo caliente cuando se acerque al lugar donde está escondido el “tesoro”, que te quemas si ya casi lo tiene, o frío y helado cuando se aleja demasiado.

¿Qué tacto tienes?

En una bolsa opaca se meten diversos objetos: un cubierto, algodón, una llave, una paja, un botón, un caramelo, un trozo de plastilina, un huevo (cocido para evitar accidentes), una bobina de hilo, una esponja, una piedra, un pañuelo de papel, una manzana, una hoja seca, un ajo, un anillo... Los participantes meten la mano por turnos, tocan uno de los objetos y tienen que adivinar de qué se trata. El que lo consiga, debe sacar el objeto y elegir el siguiente.

Inventar historias

Se trata de narrar una historia inventada entre todos. Cada participante añade anécdotas o nuevos personajes hasta llegar al desenlace. Alguien se puede encargar de ir escribiendo el relato, y al terminar se pueden debatir modificaciones o cambiar el final si hay una propuesta mejor. Otra forma de hacerlo es que uno de los jugadores invente un cuento completo pero breve, y los demás, por turnos, le añadan detalles y descripciones más elaboradas de los sucesos y los escenarios donde transcurre la historia.

Tarareando

Uno de los jugadores tiene que tararear una canción (pero que no se le escape ni una letra), y los demás deben adivinar de cuál se trata. Tienen que ser canciones populares, y si los niños ya son mayorcitos se les puede pedir que identifiquen también al cantante o grupo que interpreta esa canción.

El juego de las películas

Para los aficionados al cine. Se hacen dos equipos. Uno de ellos piensa una película (infantil o juvenil, dependiendo de la edad de los niños) y se la dice al oído a uno del equipo contrario, que deberá conseguir que sus compañeros la adivinen representando alguna escena o las palabras que componen el título mediante mímica. Antes de empezar, los equipos pueden consensuar si se va a permitir o no hacer sonidos para facilitar el juego.

Adivina el animal o el personaje

Uno de los jugadores piensa un animal, un personaje histórico o ficticio (o incluso un miembro de la familia), y los demás tienen que tratar de adivinarlo haciendo preguntas para limitar las posibilidades. Gana el que antes lo adivine aunque, si los niños son mayores, se pueden introducir reglas que lo compliquen un poco como establecer un máximo de preguntas por jugador, por ejemplo.

Hundir la flota

Solo necesitamos un papel cuadriculado y un bolígrafo por persona. Se dibujan dos cuadrados grandes en cada hoja y se numeran los cuadritos de una de las líneas verticales, mientras que en la horizontal superior se pone una letra del abecedario por cada cuadradito. Dentro de uno de los cuadrados cada participante sitúa el mismo número de “barcos”, que consisten en rectángulos de varios tamaños distribuidos aleatoriamente. Se suelen dibujar cuatro barcos formados por un cuadradito, tres de dos, dos de tres, y uno de cuatro. El otro cuadrado servirá para ir anotando las acciones de guerra, consignando cada “disparo” realizado para localizar los barcos del contrario. Para “disparar” a los barcos se emplean las coordenadas alfanuméricas, por ejemplo b-6, y en caso de acertar, el contrincante lo comunica con un “tocado” tachando el cuadradito afectado, o “hundido” cuando, tras varios disparos, el barco está totalmente tachado. Si el atacante no acierta se dice “agua” y este lo tiene en cuenta para no repetir coordenada.

El juego del ahorcado

Un jugador piensa una frase, refrán, el título de un cuento o de una película, pero, al trasladarlo al papel escribe únicamente una consonante (tantas veces como aparezca en el texto escogido) y el resto de las letras se representan con rayitas horizontales. En la misma hoja se dibuja una horca con un palo vertical y otro horizontal (como una L invertida). El otro jugador debe ir diciendo letras para completar el texto y, cada vez que diga una letra que no figura en el mismo, se dibuja en la horca una parte del ahorcado (primero la cabeza, luego el cuello, el tronco, los brazos y las piernas). Si no consigue adivinar de qué se trata antes de terminar el cuerpo del ahorcado, habrá perdido el juego.

¿Eres observador?

Los miembros del juego se quedan en una habitación, preferentemente sentados para que estén más cómodos. Uno de ellos sale y cambia algo de su aspecto (puede ser una prenda de ropa de más o de menos, maquillaje, un accesorio, el pelo...). Cuando vuelve, los demás tienen que averiguar qué es lo que ha cambiado. Puede resultar más divertido complicarlo un poco y que el jugador que sale de la habitación realice cambios en un dormitorio, en la cocina, o en el salón de la casa, y solicite a los demás que saquen al detective que llevan dentro y los descubran.

El escondite

Como el de toda la vida. Uno se esconde y los demás le buscan. Cuanto más grande sea la casa y más recovecos tenga, más divertido, pero si los niños son muy pequeños, es mejor encontrarlos pronto porque de lo contrario se pueden aburrir o asustar.

El escondite inglés

Una variante del anterior si disponemos de una habitación o un pasillo largo, que resulta divertido a los más pequeños. El que la “liga” se pone de espaldas a los otros (que deben situarse al final de la habitación o el pasillo), frente a una pared, y dice (muy deprisa): “una, dos y tres, al escondite inglés”. Mientras habla, los demás participantes deben acercarse a él, a pasitos cortos, pero, cuando el que la “liga” termina de hablar y se vuelve, los demás deben permanecer totalmente inmóviles. Si pilla a alguno haciendo el más leve movimiento, este debe retroceder dos pasos. Gana el que llega antes a la pared.

Veo, veo

Se juega por turnos. Un jugador elige un objeto que tiene a la vista y dice a los demás por qué letra empieza (“veo, veo”, “¿qué ves?”, “veo una cosita”, “¿por qué letrita?” “empieza por la c”). Se trata averiguar qué es en el menor número de intentos posible.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD