PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Vitaminas
Cada una de las 13 vitaminas cumple una función concreta en el organismo, y su carencia puede causar problemas de salud. Descubre sus fuentes alimenticias y las cantidades diarias recomendadas.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Vitamina K

Vitamina K

Los vegetales de hoja verde y los cereales son algunas de las fuentes alimenticias que contienen vitamina K. 

Recomendaciones diarias de Vitamina K:

45-80 µg/día.

La vitamina K es liposoluble pero no se disuelve en agua, por lo que mantiene sus propiedades después incluso de la cocción. También se denomina antihemorrágica o vitamina de la coagulación.

Como vitamina K existen varias moléculas que tienen en común su participación en procesos de coagulación. De ahí su nombre, por la palabra alemana Koagulation. Los anticoagulantes y los antibióticos pueden llegar a interferir con la vitamina K.

Una proporción importante de vitamina K es sintetizada a nivel endógeno en el intestino humano. Esta sustancia se ve afectada por la luz solar y la acción de ácidos, sin embargo, no le afectan la oxidación ni el calor.

La toxicidad de este componente es bastante rara.

Funciones de la vitamina K

  • No está presente en la lista de vitaminas esenciales. Aunque es importante tener en cuenta que su ausencia provocaría que la sangre no coagulase.
  • Colabora en la síntesis ósea.
  • Ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Fuentes alimenticias de vitamina K

  • Vegetales de hoja verde, coles, repollo, coliflor, espinacas, té y soja.
  • Brócoli, cebolletas, berros, espárragos e incluso perejil, son otras opciones verdes.
  • Entre las frutas, aunque en menor cantidad, la aportan la manzana verde, ciruelas secas, los arándanos y las uvas.
  • Hígado de cerdo.
  • Cereales, patatas, tomate.
  • Mantequilla, quesos.
  • Salmón, camarones cocidos o atún en aceite de oliva.
  • Anacardos, nueces y piñones.
  • Aceite de soja, rico en filoquinona.

Consecuencias del déficit de vitamina K

La carencia de vitamina K es muy poco común, aunque sí se puede dar en los bebés recién nacidos, ya que al nacer su microbiota o flora intestinal está libre de microorganismos, y por lo tanto no cuentan con el proceso de síntesis de esta vitamina. Los síntomas de su necesidad en el organismo se manifiestan principalmente con sangrados.

Actualizado: 13 de Abril de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD