Desmayo en el perro
Un desmayo en el perro no suele revestir gravedad por lo general, pero podemos bloquearnos por el susto y no saber qué hacer. Descubre qué es el síncope canino, por qué se produce y cómo actuar si le ocurre a tu mascota.

Síntomas y diagnóstico del síncope en el perro

Actualizado: 18 de diciembre de 2019

Si quieres identificar si a tu perro le está dando un desmayo, ten en cuenta que, por lo general, no se dan síntomas previos, sino que en el síncope canino se produce una repentina pérdida de la consciencia en la que el perro pierde el tono muscular, cayendo al suelo con las extremidades fláccidas, durante menos de un minuto.

Algunos canes presentan signos de síncope como palidez de mucosas, pequeños espasmos, o rigidez en las extremidades y el cuello y, muy raramente, vomitan, o se orinan o defecan. En la inmensa mayoría de los casos los perros recuperan la consciencia y la postura normales de manera espontánea, rápida y completa, sin ninguna secuela o síntoma residual.

Diferencias entre el síncope canino y una convulsión

En las convulsiones del perro suelen presentarse signos previos antes de un ataque, no así en el síncope, que ocurre sin previo aviso. Durante un ataque convulsivo los perros suelen mostrar contracción y relajación intermitente de las extremidades, realizando movimientos bruscos, y es mucho más habitual observar exceso de secreción salivar, o micción y defecación espontáneas.

Perro que ha sufrido un desmayo

Además, al finalizar el ataque se suelen levantar aturdidos, pero tras un síncope canino la recuperación es inmediata y completa. Sin embargo, en caso de duda es mejor no esperar y llamar inmediatamente al veterinario de urgencias, que nos indicará cómo actuar.

Diagnóstico del síncope en el perro

Lo más importante en estos casos es confirmar que se trata de un síncope y averiguar si hay alguna enfermedad subyacente que lo provoque, como una cardiopatía o una enfermedad metabólica, para tratarla y prevenir nuevos desmayos. Para ello, el veterinario medirá la presión arterial, realizará un electrocardiograma en busca de arritmias, y radiografías del tórax y ecocardiografía para valorar la forma y la funcionalidad del corazón de tu mascota. Además, puede necesitar analíticas de sangre y orina para comprobar los niveles de glucosa o de cortisol.

Algunos datos que resultan útiles en el diagnóstico de un síncope en el perro son, por ejemplo: si el perro ha sufrido desmayos alguna otra vez, cuándo se han producido, si se pone pálido o azulado, qué estaba haciendo el perro antes del síncope (ejercicio intenso, toser, orinar, vomitar o defecar), si estaba en un sitio caluroso, si tenía acceso a objetos con los que se pudiera ahogar, si padece alguna enfermedad previa, y si toma algún medicamento de manera puntual o habitual.

Creado: 18 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD