Hemorragia nasal en gatos
El sangrado nasal en el gato alarma, sobre todo si la hemorragia no cesa, y puede tener muchos orígenes, desde una leve herida hasta una neoplasia. Conoce las causas más frecuentes de epistaxis felina y cómo debes actuar.

Tratamiento y primeros auxlilios de la epistaxis felina

Actualizado: 3 de abril de 2020

Si nuestro gato tiene una hemorragia nasal debemos mantener la calma para transmitir tranquilidad al felino. Le envolveremos en una toalla para evitar que se asuste, y presionaremos con una gasa el punto de sangrado. Puede ser útil aplicar frío en la zona para frenar la hemorragia por constricción de los vasos sanguíneos. Normalmente el sangrado para en menos de un minuto, pero si no cesa, o el animal tiene taponadas las fosas nasales, debemos acudir inmediatamente a un veterinario.

Un episodio puntual de sangrado nasal en tu gato, especialmente debido a un pequeño traumatismo, no suele ser importante, pero si se repiten en el tiempo, o el animal presenta síntomas de cansancio, es necesario pedir cita con nuestro veterinario para que busque enfermedades subyacentes que originen epistaxis felina.

El veterinario puede indicar el uso de fármacos que estimulen la coagulación, o cauterizar los pequeños vasos sangrantes. Si nuestro gato presenta una infección bacteriana o fúngica, prescribirá un tratamiento a base de antibióticos o antifúngicos.

Tratamiento de la hemorragia en los gatos

La hipertensión arterial puede controlarse con fármacos y dieta específicos. En el caso de diagnosticar un tumor, el tratamiento quirúrgico, quimioterápico, o la radioterapia, pueden aportar resultados excelentes en muchos tumores. En algunos casos muy avanzados o agresivos se puede realizar cirugía paliativa y el tratamiento del dolor, optando por la eutanasia si el gato sufre y no hay alternativas terapéuticas que mejoren su calidad de vida.

Cómo prevenir o detectar precozmente las causas de epistaxis

En los gatos jóvenes que salen al exterior se pueden disminuir los enfrentamientos con otros felinos con la castración, especialmente en los machos, y es útil colocar protecciones en las ventanas para evitar accidentes. Las enfermedades infecciosas, como el herpesvirus, se previenen con la vacunación, y los problemas dentales con el cepillado diario.

Del mismo modo, para detectar precozmente enfermedades sistémicas y tumorales es recomendable realizar un chequeo anual con nuestro veterinario.

Creado: 5 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD